El panorama de la ley de inmigración es y siempre será un tema controversial en los aspectos político, social y económico. Parece que cada diez años el tema pasa a dominar los medios de comunicación, nuestras conversaciones y la política.

Este es uno de esos momentos. Los argumentos a favor o en contra de la inmigración suelen ser en ocasiones confusos y enfocados en temores irracionales y mentiras acerca de los beneficios de la inmigración a los Estados Unidos.

El 2010 fue un año perdido en el que no se pudo desarrollar una reforma migratoria integral viable. El año acabó con la esperanza de reforma y cualquier otra oportunidad plausible para cambiar el complicado sistema de inmigración actual. Y tal como se ve, el 2011 también le podría cerrar las puertas a la esperanza de una reforma en los próximos años.
 
Lo que se vislumbra este año son más estados, como Arizona, que crearán leyes controladas por el estado que intentarán hacer cumplir las leyes federales de inmigración dentro de sus propias fronteras. No estoy tratando de ser negativa, sino más bien realista. En este momento no podemos culpar a nadie, ni a demócratas, ni a republicanos. Es demasiado tarde para eso.
 
Sin embargo, hay varias cosas que podemos hacer: estar preparados, estar conscientes de las herramientas que tenemos para seguir luchando. Y, por supuesto, no perder las esperanzas.

Para fortalecer su situación, lo primero que debe hacer es conocer sus opciones y entender su situación migratoria. Tenga en cuenta sus alternativas y las consecuencias.

A través de esta columna, he discutido varias opciones para inmigrar a los EE.UU., ya sea a través de la familia, el trabajo, la lotería de tarjetas verdes, como inversionista o a través de otras situaciones especiales. Cada una de estas opciones podrían ser complicadas y el proceso lento y largo, pero son opciones válidas para obtener un estatus legal.

Tomemos, por ejemplo, la obtención de la residencia a través del empleo o una certificación laboral. A pesar de ser un largo proceso, si está correctamente preparado y con el apoyo de un empleador, la residencia permanente es una meta alcanzable. Además, tener y entender la protección de la 245 (i) es importante y puede abrir las puertas a los beneficiarios y sus familias.

También he hablado de la importancia de aplicar para la ciudadanía, porque mientras que los residentes permanentes reciben muchos derechos, hay muchos otros beneficios que sólo están disponibles para los que son ciudadanos, como por ejemplo la posibilidad de votar. Además, los ciudadanos de los EE.UU. no pueden ser deportados y se les dará prioridad al procesamiento de peticiones familiares en el proceso migratorio de los miembros de su familia.

Otro tema cubierto fue el de las diferentes opciones para obtener visas temporales, como las que se otorgan a profesionales, inversionistas y artistas.

Recuerde que estos están disponibles para aquellos que han regularizado su situación legal.

Uno de los temas más importante que cubrí (y que seguiré haciendo) es que todos los casos de inmigración no son simples. Aunque el proceso pareciera simple (por ejemplo, el llenado de formularios), hay muchos asuntos que los solicitantes no entienden y que pueden afectar el éxito de sus solicitudes, o peor aún, podrían ponerlos en riesgo incluso de enfrentar la deportación.

Es por esta razón que recomendamos que busque el asesoramiento de un abogado para obtener asesoramiento antes de presentar cualquier solicitud ante el USCIS.

Su futuro podría estar en juego y usted debe depositar su confianza en un abogado con experiencia que entienda la ley. Es más fácil que nunca ser víctima de personas poco fiables y sin escrúpulos que quieran aprovecharse de la comunidad inmigrante. Mientras que los “notarios públicos” en algunos países de América Latina puede fungir como abogados, en Estados Unidos no tienen licencia de abogados.

Es importante que usted entienda sus derechos. Pero también debe educarse y usar el sentido común. Muchas personas escuchan lo que quieren oír. Recuerde que si suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea.

Este 2011 debemos hacernos el compromiso de proteger nuestro futuro con lo que tenemos.  Debe ser el año que debemos aceptar que nada será fácil, pero si se hacen las cosas correctamente se pueden lograr objetivos.

 

* * * * * * * * * * * * * *

Para más información visite https://www.uscis.gov/ o llame al (818) 550-8300 o también visite https://www.california-lawfirm.com/

Esta información es sólo referencial y no pretende sustituir la asistencia legal. Si necesita asistencia legal consulte a un abogado.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes