Un grupo de indocumentados deportados y sus familias intentaron cruzar la frontera de vuelta hacia los Estados Unidos porque, según ellos, fuero expulsados sin una causa clara

El intento de decenas de inmigrantes indocumentados de cruzar la frontera en dirección a Estados Unidos, en una medida considerada como desesperada, concluyó sin incidencias y por el momento siguen detenidos por la policía de San Diego esperando una resolución de sus casos.

Alrededor de 150 personas se reunieron en el paso del puente desde México hasta Estados Unidos en la zona de Otay Mesa para protestar por el trato a sus familiares y amigos que tan solo buscan volver al lugar en el que un día vivieron. ¿Los motivos de su salida forzada? Cada uno tiene el suyo, pero ninguno de gravedad.
Su objetivo es precisamente ése, el de conseguir el asilo del país y llegar a sus diferentes destinos, entre los que se incluyen Washington, Texas, Arizona y Carolina del Norte. La movilización corrió a cargo de la organización “Angeles de la Frontera”.

Un objetivo tan preciado y ansiado para los “invasores” que les hace no ser detenidos por nada ni nadie. Con el cántico “sin papeles, sin miedo” por himno y representando el sentimiento de millones de personas en su misma situación avanzaron decididos a cruzar la frontera.

Los deportados son en su mayoría jóvenes que vivieron y estudiaron en Estados Unidos, los llamados “Dreamers”, quienes portando su indumentaria de graduación y con sus diplomas en mano se agolparon en la zona limítrofe pidiendo asilo político y una visa humanitaria.

Hasta el momento el grupo de detenidos, 39 en total, continúa siendo cuestionado por personal de inmigración, que determinará su situación jurídica y migratoria. Esto mientras otra u otras oleadas de deportados se preparan para hacer el mismo intento. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes