El comediante que hizo reír a millones se quitó la vida por el abatimiento, la desesperación y la desolación causadas por un enemigo implacable: la depresión

Los expertos catalogan a la depresión como un trastorno del estado de ánimo, un conjunto de síntomas que poco a poco van aumentando los sentimientos de soledad, infelicidad, culpabilidad, abatimiento y que pueden poner a una persona al borde del abismo.

Robin Williams, el comediante de tiempo completo tenía la careta de la felicidad instalada en su rostro, en sus caracterizaciones, en sus maneras de enfrentar la vida y en su entorno de trabajo, pero allá en la intimidad el nacido en Chicaco hace 63 años luchaba contra sus propios demonios llamados alcoholismo y drogadicción, dos falsos compañeros que fueron minando su cuerpo y su alma hasta sumirlo en una depresión que lo soltaba un rato pero que luego regresaba con toda su fuerza.

El pasado lunes Williams perdió la última batalla. Lo encontraron muerto en su residencia de Tiburón, cerca de San Francisco. Los reportes dicen que se suicidó ahorcándose con un cinturón. Hasta hoy el impacto de la noticia cala hondo en sus familiares, sus colegas actores y una multitud que durante varios años disfrutó viéndolo en pantalla desempeñando toda clase de personajes y dándole voces a otro tanto.

“Mi corazón está roto”, dijo su mujer, Susan Schneider, a través de un comunicado que circuló a gran velocidad por las redes sociales. “Esta mañana (lunes), he perdido a mi marido y mi mejor amigo, mientras el mundo perdía a uno de los artistas y más bellas personas que han existido”, indicó.

El actor tenía la sonrisa a flor de piel, pero era capaz en cualquier momento de hacerte llorar de tristeza y de melancolía. En varias de sus películas tocó de cerca el drama más desgarrador. Como terrible semblanza queda la cinta titulada “Más allá de los sueños” (What Dreams May Come), una joya visual donde además del amor eterno, una parte se enfoca en el suicidio de la protagonista causado por una depresión profunda. Ironías del destino. Descanse en paz el eterno comediante. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes