Something to Think About…
No cabe duda de que todo sabe mejor cuando tenemos hambre, no importa lo que sea ni de dónde venga, en esos momentos, whatever you eat sabe a gloria. Quizás esto explica el porqué de la popularidad desmedida de los hot dogs callejeros a la salida de un antro. Después de un par de horas de bailar y sudar como loco, y después de varios litros de alcohol en tu sistema, a la hora de salir de un nightclub no piensas en otra cosa más que en mantenerte de pie y en comer algo. Estos puestecillos vienen como caídos del cielo, y de igual manera el aroma que se desprende de éstos es capaz de atraer hasta al más sobrio.

La neta es que la mayoría de hot dogs que ahí se venden están buenísimos. Sin embargo, no podemos dejar denotar que se trata de un puesto callejero, donde la higiene no es la prioridad; así que además de correr el riesgo de contraer explosive diarrhea, tus niveles de colesterol estarán hasta el tope, ya que lo que ahí se prepara está nadando en aceite.

Perros Calientes con Historia…
Para ese apetito feroz post-clubbing, o simplemente para matar el antojo, no hay mejor lugar que Pink’s. No en vano se ha convertido en un landmark de Los Ángeles, con más de 68 años de servicio y millones de clientes satisfechos, Pink’s es algo que no falta en las “must-do” lists de muchos turistas y residentes por igual. Desde que Paul Pink inició su negocio en 1939 con nada más que un carrito, causó furor no sólo por el sabor único de sus perros calientes, sino por su buen tamaño y por el preciperros calientes, hot dogso accesible.

Hasta la fecha, Pink’s sigue su buena racha, siendo fieles a lo que desde un principio los hizo populares. Estal la magnitud y popularidad de este lugar que atrae a infinidad de personas, entre las cuales se encuentran una gran cantidad de celebridades. Es normal ver a personas llegar igual a patín que en un Mercedes del año.

No importa ni el día ni la hora a la que vayas a Pink’s, it’s always packed. Aún en días lluviosos o en los veranos infernales típicos del Sur de Califas, la línea está hasta el tope.

La Hora de la Verdad
De antemano tienes que tomar en cuenta que debido a la popularidad y a las masas de personas que se lanzan por un hot dog, la línea es exageradamente larga. Prepárate para estar ahí por lo menos 45 minutos- no kidding. Si eres primerizo, la espera se te va a pasar de volada, ya que probablemente estarás súper ocupado tratando de escoger el “perro” indicado.

Te darás cuenta de que es más la línea que lo que se tardan en preparar whatever you order. Después de tantos dimes y diretes mi acompañante y yo nos decidimos por el Guadalajara Dog y el Martha Stewart Dog respectivamente, así como una orden de french fries y otra de nacho cheese chili fries. El Guadalajara Dog parecía todo menos un hot dog, con tantos toppings que hasta fue necesario utilizar tenedor; on the other hand, el Martha Stewart Dog a simple vista no parece nada del otro mundo, de hechose quedó corto a comparación del Guadalajara Dog. Sorpresivamente lo que le faltó en “presentación” lo repuso con el sabor- el sauerkraut y la crema le dieron un sabor de poca mother.

Muchos se preguntarán si vale la pena tanto alboroto y la espera de mas de media hora. Sí y no. En un establecimiento de comida rápida, es una contradicción tardar más de 5 minutos en obtener tu comida- por mas buena que esté. Pero hay que tener bien en cuenta que Pink’s es más que un puestecillo o un Micky D’s. Además, no solamente tienen los mejores hot dogs, algo que realmente no puedes dejar de probar son las nacho cheese chili fries. No es exageración ni overstatement al decir que las nacho cheese chili fries son orgásmicas. Lo mejor de todo esto, es que es súper económico, delicioso, and you can even make a meal out of it!

Pink’s
709 N. La Brea, Los Ángeles, CA • (323)931-4223
www.pinkshollywood.com
Horario: Domingo- Jueves: 9:30am – 2:00am
Viernes- Sábado: 9:30am – 3:00am

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes