De Regreso a Casa…
Cualquiera que sea tu caso, no dudes en visitar Ajos y Cebollas. Este restaurante está localizado en El Monte, y aunque por fuera no parece nada del otro mundo y es difícil distinguirlo entre los demás negocios del mini shopping center, esto es parte desu charm. Es uno de esos típicos hole-in-the-wall places, el lugar es extremadamente pequeño, lo cual lo hace mas acogedor, y la decoración tiene el mismo feeling- sencilla y extremadamente down to earth-, lo que te podría hacer pensar que estás entrando a la cocina de una de tus tías. Siendo un restaurante de comida Mexicana, como tal, la cocina juega un papel importante en este restaurante, por ello no está escondida o tras una puerta sino que forma parte del lugar, dándole un toque aún más hogareño.

100% Natural…
Ajos y Cebollas es uno de esos lugares donde no importa lo que ordenes, it’s delicious. El lugar cuenta con una chip and salsa “bar”, donde cada quien se sirve su aperitivo. Los chips están hechos en casa, por lo que no son tan grasosos y rancios como los típicos chips de “bolsita”. Algo que definitivamente tienes que probar son las salsas, en especial la de chile piquín y cacahuate, así como la salsa verde con queso. Teniendo en cuenta que es un lugar familiar y bastante informal, la selección de bebidas es un tanto limitada- your everyday soda, refrescos Mexicanos (Jarritos y Sangría), cervezas nacional e importada, y una sangría hecha en casa que brilló por su ausencia. No te puedes ir sin probar sus aguas frescas- las cuales realmente son frescas- they’re not fake, it’sthe real deal, no importa cuál decidas tomar estánde poca.

restaurantes en el monteÉntrale Sin Culpa
Lo chido es que no sólo sirven la típica homemade comida Mexicana, sino que además una de sus especialidades es la pasta. Cabe hacer una mención honorífica a los chilaquiles que aquí se sirven- ya sean en salsa verde o roja estos chilaquiles son capaces de levantar a un muerto- definitivamente la solucióna una cruda incurable. En esta ocasión mi acompañante ordenó shrimp linguini a la diabla, la orden parecía haber sido servida para alimentar a tres y todavía dejar left-overs para el día siguiente. La salsa, aunque no picaba tanto como para ser considerada “a la diabla” con su mezcla chipotle con chile habanero y champiñones, fue algo desorbitante. Ahora, si tienes un apetito feroz, los camarones a la diabla son algo que vale la pena probar. Al igual que el resto de sus platillos, las porciones son enormes, además éste venía acompañado ya sea de sopa o ensalada- if you must choose, get the soup, la ensalada dejó mucho que desear-. El plato principal te llega en la plancha donde fueron hechos los camarones, una ensalada de col y guacamole, arroz, y hasta french fries.

Just Like the Icing on a Cake…
Si bien la comida sabe así como si la hubiera preparado tu mom, y las porciones son “á la super size me”, algo que tienes que tomar en cuenta cuando vayas a este lugar es el tiempo. Don’t get me wrong, el servicio es bueno, el personal es super atento y el ambiente es extremadamente hogareño; el único pero que tiene este lugar es que por el espacio tan limitado, de repente se llena- it can be a bit crowded, y puede que tarde un poquito en llegar tu comida. Eso sí, no te puedes ir de Ajos y Cebollas sin haber probado alguno de sus postres. La especialidad de la casa son las quesadillas de fresas- claro está que no es tu típica quesadilla, it doesn’t even have cheese! Es algo así como una crepa rellena de una mezcla de crema y cajeta envinada, cubierta por fresas frescas, whipped cream hecha en casa, un poco de chocolate fudge y vino tinto. Solamente el postre hace que el viaje valga la pena. Así que tráete a la familia, a los cuates, o date una vuelta después de una noche de toxinas y prepárate para un festín de primera.

Ajos y Cebollas 1648 Tyler Ave. Ste. D, El Monte, CA (626) 279-6511

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes