Al llegar, fuimos recibidos amigablemente por su dueño, Gabriel Zarazua, quien con su hermano Jesús, oriundos de Guanajuato, han trabajado por más de tres años para devolverle el prestigio que tenía este rincón italiano hace algunos años.  Podemos decir que su fundador, el chef italiano Aldolino Formica ha cocinado en algunos de los más famosos restaurantes de Los Angeles atrayendo la atención de personalidades de Hollywood que lo invitaban a formar parte de sus programas de televisión tales como “Ed Sullivan Show” y en el show de “I love Lucy”.  Sus recetas y en especial la forma de hacer pizzas le dieron prestigio a este restaurante.

El servicio es tan fluido y atento como en cualquier restaurante de Pasadena, si no es incluso mejor.  En el menú nos percatamos de que tienen un especial para niños y de que la lista de vinos es decente, del vini bianchi, Chardonay, Pino Grigio y hasta Champagne, y del vini rossi tenían Chianti Ponte Vecchio, Pino Noir, Cabernet, Cardinal y Merlot.  Dependiendo de lo que vamos a ordenar pudiera ser la selección del  vino, la comida italiana es más flexible que la francesa, podemos ir con un vino tinto muy ligero como el Pinot Noir o con uno con un poco mas de cuerpo como el Chianti, o si ordenas pescado y pastas con mariscos es recomendable un Pino Grigio o un Chardoney.  Pero como nosotros íbamos en plan de folklore, mi madre ordenó una Corona y yo un té helado.

Como antipasti (aperitivo) pedimos los “crab cakes” (tortitas de cangrejos) para compartir, estupendos, servidos con una salsa de crema de langosta y cognac, sobre una ensalada de lechugas y mango.

Luego llegaron los platos fuertes, yo ordené el especial del día, “Penne pasta con pollo Marsala”, la cual estaba en su punto, ni muy “al dente”, ni muy cosida, el gran sabor se lo daban los sundried tomatoes además del brócoli y los pedacitos de pechuga de pollo.   Mi progenitora pidió Fettuccine all’ Aragosta, la pasta viene con camarones, vegetales y una salsa de langosta con brandy y crema, también para chuparse los dedos.

Otros de los platillos populares del Aldolino’s son el Chicken Parmesan, el Ippogloso (filete de halibut) y la suprema de pollo, además de sus afamadas pizzas y calzoni.

Por último, de postre nos sirvieron un “creme brulee”, que es flan con azúcar quemada arriba, muy rico y de muy buen tamaño del cual no dejamos ni una mínima sobrita.  Así que si se encuentran por el área, sinceramente y sin sonar condescendiente, les recomendamos que vayan a este lugar, del cual salimos muy contentos.

Aldolino’s, Italian Restaurant
Localizado en el rincón del Oaks Shoping Center.
Una luz al este de Azuza Blvd.
(Detrás de los AMC 30 de Covina).
659 E. Arrow Hwy.
Azusa, Ca. 91702.
www.aldolinorestaurant.com
626 858.6622

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes