“Cardio” contiene una docena de canciones que el autor de “Amante Bandido” afirma trazan hilos conductores hacia personajes fascinantes que viven en sus producciones anteriores, retando a sus seguidores a buscar los mensajes que conectan a estas nuevas canciones con el árbol genealógico de su repertorio pasado.

 

Después del éxito de su álbum de duetos a lo largo de Iberoamérica, donde comparte con algunas de las más importantes de la música y la avasallante gira de “Papito”, este nuevo disco editado bajo el sello Warner Music fue estrenado mundialmente el 9 de marzo y su primer corte de difusión lo ha titulado “Estuve a punto de…”. Este corte promocional cuenta con su correspondiente vídeo, dirigido por el realizador Joan Lluis Arruga, quien ha dirigido otros vídeos de Bosé, como los videoclips de “No hay ni un corazón que valga la pena”, “Solo pienso en ti”, “Muro”, “Este mundo va” y “Si tú no vuelves”. La producción del disco estuvo en manos del mismo Bosé, con arreglos de su amigo y arreglista de cabecera Nicolás Soria. El álbum fue grabado en los estudios PKO de Madrid, contando con Pepo Scherman como ingeniero de grabación y sonido, además de coproductor. Las bases y programaciones estuvieron en manos de Mikel Irazoki y Andy Bradfield, autor de las mezclas de “Papito”, hizo la mezclas definitiva de este álbum que redefine el sonido de Bosé, quien nunca ha temido a las limitaciones de estilo. La pieza que abre el álbum es el sencillo “Estuve a punto de…”, seguida por once canciones a las que une la simpleza y la frescura en las nuevas búsquedas de Bosé, quien se desviste de artificios como un adolescente: “Júrame” (la cual compuso para el concierto “Paz sin Fronteras” en La Habana), “Dame argumentos”, “Por ti”, “A mí me da igual”, “Cardio”, “El perro”, “¿Hay?”, “La verdad”, “Ayurvédico”, “Y poco más”, cerrando con “Eso no”. 

 

Según reza la presentación oficial del álbum, “Cardio” es un viaje musical que abre una nueva era partiendo del instante cero…  Un viaje estimulante lleno de “latidos” de energía, un nuevo desafío”.  Un desafío que muestra la evolución de las búsquedas musicales de Bosé luego de tres años fuera del estudio y presenta texturas más ligeras, canciones más directas y arreglos que hacen uso de la sencillez para decir más. En cuanto a la espera de tres años, Miguel asegura que “el placer que se aplaza es más placer…”.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes