Eso por supuesto, sin olvidar al argentino Guillermo Santaolalla quien por segunda ocasión se adjudicó el premio de Musicalización en la película Babel (en el 2005 por Brokeback Mountain) y que lo ubica como uno de los grandes ganadores en la historia del cine norteamericano y mundial.

Además esta edición demuestra que, por medio de la unidad, es decir, a través de coproducciones, pueden realizarse excelentes trabajos filmicos, inclusive mejores que los hechos en Hollywood y un buen ejemplo es El Laberinto del Fauno, producción méxico-española que obtuvo los citados laureles, incluido el de Mejor Maquillaje otorgado a los españoles David Martí y Montse Ribé.

No por eso es una de las películas más taquilleras actualmente en la unión americana y estuvo a un paso de igualar a Los Infiltrados (The Departed), de Martin Scorsese, que se llevó la noche al obtener cuatro galardones.

Sin embargo, el triunfo del cine hispano en la edición número 79 de la Academia, no es fortuito. Antes, los mismos largometrajes agraciados con el Oscar, obtuvieron el reconocimiento de la crítica internacional. La primera sorpresa fue Babel, de Alejandro González Iñárritu, la cual obtuvo dos premios en el Festival de Cannes; un Globo de Oro; un BAFTA (Otorgado en Inglaterra) y fue candidata en siete departamentos a lo mejor de La Meca del cine. El Laberinto del Fauno, de Guillermo del Toro, por similar sendero; obtuvo siete premios Goya (cine español); y dos BAFTA.

De estas producciones, aparte de los ganadores, surgieron otros cineastas nominados a la preciada estatuilla: de Babel, Adriana Barraza fue nominada a mejor actriz secundaria y Guillermo Arriaga, por mejor guión original.

De El Laberinto del Fauno, Javier Navarrete (España) compitió en el género de musicalización. Además, de la cinta americana, Children of Man (Niños de Hombre), su director, Alfonso Cuarón, compitió por mejor Adaptación de Guión; Emmanuel Lubetzky, por mejor fotografía y Alex Rodríguez, por Edición.

La legion española estuvo fuertemente representada por Penélope Cruz, al disputarse el premio de mejor actriz por Volver; Javier Fesser con Binta y la Gran Idea y Borja Cobeaga por Eramos Pocos, en la categoría de mejor cortometraje.

Eso, claro está, sin olvidar a Alfredo González Iñárritu nominado a mejor director y película del año y a Guillermo del Toro, por mejor guión y película extranjera, que increíblemente fue superada por la alemana, Las Vidas de Otros (The Lives of Others), cuando era considerada favorita. Será que la academia tuvo miedo de desplazar a un trabajo americano?

En fin, cualquiera que haya sido la razón, la verdad es que la cinematografía hispana, demuestra estar en auge, más allá de “reconocimientos” y tributos por color, como sucedió en el 2002, cuando Halle Berry triunfó como mejor actriz por Monster’s Ball, y Denzel Washington por Training Day, y se reconoció la trayectoria de Sidney Poitier.

Proporcionado por Contexto Latino

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes