Banderas indicó estar complacido con el trabajo realizado por el equipo, de los que se han desplazado 40 personas desde Granada, España, y por la posición en la que se ha colocado ahora su productora Kandor, una empresa que lleva años tratando de promocionar el talento de jóvenes cineastas. “Vamos a la gala con un no por anticipado, porque con estar entre los cinco primeros ya es suficiente”, dijo el protagonista de “La máscara del Zorro”.

El actor malagueño cree que la nominación de esta cinta es un “exito relativo para él, pero un éxito absoluto para la compañía”. El protagonista de “Atame” prefirió mantenerse al margen del trabajo del director de 28 años Javier Recio, y confirmó que si ganan el Oscar, no subirá al escenario a recoger el premio.

“Estamos encantados de estar aquí. Vamos a disfrutar y si alguien le pone un novio a la tarta, fantástico”, dijo.

El actor, afincado en Los Angeles, explicó además que no pudo ejercer su derecho al voto al no tener tiempo para ver todas las películas, ocupado con la filmación de una cinta en Barcelona y con otros proyectos. “Así que si ganamos, queda claro que no fue por mi voto”.

A la pregunta de si se siente cerca de ganar un Oscar en algún momento por su trabajo de actor, el malagueño dijo que “se necesita material para llegar allí. Es necesario que se den muchas circunstancias para que eso se dé. Hasta ahora he sido el eterno nominado”.

En cuanto a la nominación de su compatriota Penélope Cruz, que fue nominada por su papel en el musical “Nine”, dijo que esta vez tendrá el camino más difícil que el año pasado, cuando se hizo con el Oscar a la Mejor actriz secundaria por “Vicky Cristina Barcelona”, de Woody Allen. “Siempre quiero lo mejor para mis amigos. Me encantaría ver a Penélope con una parejita”.

Respecto al duelo “Avatar” contra “En territorio hostil”, el actor dijo que se trataba de dos proyectos distintos. Añadió que “Avatar” cumple con todos los requisitos para llevarse el premio mayor ya que es una épica, con tema ecologista, una historia romántica. “Es un paquete muy bien preparado. Se va a llevar el Oscar seguro”.

Sin embargo, resaltó el hecho de que después de la nominación de Avatar a mejor película habrá un antes y un después. “En el momento en que se codifique, la gente será capaz de ver una historia narrativa en tres dimensiones”, dijo.

En lo que se refiere a su futuro profesional, el actor bromeó con que ha hecho de todo en Hollywood y si es necesario se pondrá un traje ajustado y se conectará a cables para hacer tres dimensiones.”Yo hago lo que haga falta. Me pongo los músculos que no tengo”.

Sin embargo en su voz dejó ver nostalgia por otros roles que ya ha tenido en el pasado como la dirección y el teatro. “Me gusta mucho dirigir y me apetece hacer teatro y volver a mis raíces. Las tres dimensiones se inventaron hace 3,000 años y eso se llama teatro”.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes