J.J. Abrams encabeza la nómina de “Star Trek: Into the Darkness”, la segunda parte de la franquicia en su versión más moderna

Luca Verne. Los Angeles | 10 de mayo de 2013

Anteriormente los estudios esperaban a que llegara el calor de las vacaciones para estrenar sus películas más taquilleras, pero en los últimos años las apuestas principales en temas de superhéroes y secuelas se están adelantando. Y este es el caso de «Star Trek: Into Darkness», que llegará a las carteleras en los próximos días.

Hace cuatro años que J.J Abrams revivió la saga de Star Trek con una versión muy creativa. Y ahora regresa con una precuela que promete ser tan oscura como su propio título indica. Chris Pine y Zachary Quinto volverán a encarnar a los personajes de Kirk y Spock, que esta vez se enfrentan con un villano no identificable interpretado por el actor británico Benedict Cumberbatch.

Además de Pine y Quinto se volverán a meter en la piel del mismo personaje Karl Urban, Zoe Saldaña, Anton Yelchin, Simon Pegg, John Cho y Bruce Greenwood. La única otra adición, además de Cumberbatch, es Alice Eve.

La trama arranca después de que la tripulación del USS Enterprise regresa a casa y se enfrenta con una fuerza incesante que ha atacado la Flota Estelar y destruido el planeta Tierra. Es así como el capitán Kirk se embarca en una batalla a muerte contra este nuevo y poderoso villano, llamado John Harrison, para restablecer el orden. Durante el ataque, la tripulación se ve desafiada en muchos aspectos emocionales como la fidelidad en la amistad y el amor.

La cinta, que comenzó su rodaje en 2012 y fue filmada en su totalidad en California, tiene todos los elementos para desempolvar a los más antiguos seguidores. Quizá el tema con el que la audiencia tendrá más cercanía será el del terrorismo. El mismo Pine asegura que la película se centra en el terror contra el planeta Tierra.

“Es una cinta sobre terrorismo, un asunto con el que los seres humanos de 2013 lidian todos los días, sobre la explotación del miedo para aprovecharse de la población, sobre la violencia física y la destrucción, pero también la manipulación psicológica. John Harrison es un terrorista de la clase a la que nos hemos acostumbrados en este día y época”, asegura el actor californiano. Una historia apta para los grandes seguidores del universo espacial. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes