Luca Verne. Los Angeles | 9 de noviembre de 2012

Ha llegado el momento de despedir a una de las sagas que ha despertado pasiones y roto corazones en todo el mundo, una historia de vampiros y humanos, “Twilight, que el 16 de noviembre ofrecerá su último suspiro con “Breaking Dawn: Part 2”.

Será el gran colofón a cuatro años de éxitos indiscutibles en taquilla, cinco películas para cuatro libros y un romance dentro y fuera de la pantalla entre sus dos grandes protagonistas, Kristen Stewart y Robert Pattinson.

Para el final la atención estará centrada en la hija de Bella Cullen, papel interpretado por Kristen Stewart, una vez que ésta ya se ha transformado en vampiro. El problema deriva del hecho de que Irina, del clan Denali (Maggie Grace) descubre a la niña cazando con su familia y la confunde con una niña inmortal, lo que pone en peligro a todos sus integrantes.

Como se esperaba se trata de una película pensada sobre todo para incondicionales de la saga y entendidos del asunto, difícil de explicar sin las cuatro películas anteriores, una franquicia que ha ido dando pasos de forma paulatina y con la escritora Stephenie Meyer pendiente de las negociaciones con el estudio para adaptar sus novelas.

Aparte de la cuestión cinematográfica, está la personal que ha marcado la cinta y que con toda seguridad será una de las cuestiones más debatidas durante la promoción y la alfombra roja del largometraje. El sonado caso de infidelidad de Kristen Stewart, que mantuvo relaciones con el director de “Snow White and the Huntsman” Rupert Sanders, sacudió a los fans de la saga, tristes por ver a Robert Pattinson abandonar la casa que compartió en Los Angeles con Stewart.

Ahora, por suerte para los estudios responsables, Summit Entertainment, la relación parece haberse recompuesto con una reconciliación por confirmar, lo que sin duda sería una gran noticia y un nuevo impulso para el final de la franquicia.

Final feliz fuera y dentro de la pantalla para una pareja que se lo debe prácticamente todo –al menos profesionalmente– a la adaptación a la gran pantalla de las novelas de Meyer. Parece que el crepúsculo por fin le llegó a esta historia de terror, amor y fantasía. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes