No ha ganado un Oscar ni un Globo de Oro pero tiene un halo de importancia contundente. Se respira en la sala al entrar, aislada en un frondoso sofá verde y con la vista de Los Angeles de fondo, como una gran reina en sus aposentos. Juega con el teléfono antes de advertir la presencia de su nuevo visitante. Sólo entonces se levanta para saludar con una sonrisa simétrica. Después, rompe el hielo con la grabadora oculta en el iPad, un nuevo juguete que le llama la atención, y habla de lo inevitable, de su marido, de Tom Cruise, y de lo que pretende ser como actriz pese a quien pese.

Es una de esas figuras que poco a poco ha ido escalando posiciones en la industria del cine, codiciada por los paparazzis aunque de difícil digestión para algunos estudios de Hollywood. No es fácil ser la mujer de una gran estrella ni lidiar con el cliché de la perpetua carita dulce y adolescente. Lo explotó durante seis temporadas con una serie de televisión de mucha aceptación, ‘Dawson Creek’.

Nada rotundo ha llegado para Katie Holmes desde entonces pero su nombre ha estado sonando en los últimos meses con papeles como el de “The Kennedys”, donde interpretó a la mujer de Kennedy y Onassis en televisión, y los próximos estrenos de “Jack & Jill”, una comedia junto a Adam Sandler, y  “The Son of No One”, con Al Pacino. 

Dice, sin embargo, que está agradecida por el camino recorrido y que espera seguir trabajando. Hay porvenir y por eso Max Mara le otorgó hace unos días en LosAngeles el premio “Max Mara face of the future”, por todo lo que queda por contar.

“La verdad es que estoy muy emocionada por el premio y muy honrada por el hecho de poder trabajar con la gente de Max Mara”, dice la joven de 32 años. “Pero por encima de todo me encanta ser una actriz, que ha disfrutado muchísimo del camino y de toda la gente con la que he trabajado en mi carrera. Eso no quiere decir que no me emocione que me vean como parte del futuro. Es bueno saber que todavía cuento para ellos”.  

De su momento como actriz, dice que le gustaría “hacer más teatro, después de la gran experiencia que supuso estar en Broadway. Aprecio mucho el hecho de poder tomarme ocho semanas para ensayar el papel. Lo llegas conocer muy a fondo y también la historia, y me gusta trabajar con equipos así, actuando cada noche con ellos. Fue muy emocionante”.

Y sobre su matrimonio con Cruise y el cambio para su carrera, indica que “cuando empiezas a actuar a una edad temprana, la gente tiene una idea preconcebida de ti que es muy difícil cambiar, especialmente si estás en una serie de televisión. Para mucha gente siempre tendré 16 años. Quizá por eso el hecho de casarme y de tener un hijo ha sido un cambio grande y una transición a ojos de muchos. Cambié de forma pública y delante de medio mundo. Pero ha sido una experiencia fabulosa para mí y creo que puedo aportar mucho más a mi carrera que antes”. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes