El canadiense Jim Carrey estrena ‘Sonic’, un proyecto de franquicia basada en el personaje del videojuego japonés de Sega

Su cara ha vuelto a poblar los carteles de publicidad de las interminables avenidas de Los Angeles. Jim Carrey está de vuelta. Han pasado cuatro años desde su último conato de gloria en cartelera y confía en que esta vez la apuesta sí dé réditos. Con Dark Crimes (2006) los palos arreciaron como una tarde de aguacero redentor.

Parte de la clave a veces reside en la promoción, al menos para que tintinee la caja registradora. Vestido con una chaqueta de cuero y camiseta negra, el canadiense no parece dispuesto a malgastar el tiempo. Se toma en serio los pocos minutos de conversación presupuestados. Eso para un tipo que lleva escrito el cachondeo en el semblante de forma indeleble no es cualquier cosa. Es como si se hubiera hecho mayor de repente.

Por momentos, se pone incluso literario. Recurre a una metáfora para describir cómo fue la experiencia de interpretar Sonic,The Hedgehog, el filme que protagoniza y que acaba de estrenarse en Estados Unidos. Carrey hace de Dr. Robotnik, un científico egomaníaco a sueldo del gobierno federal americano con aviesas intenciones. Quiere acabar con el simpático bicho azul y extraterrestre que da título a este proyecto de franquicia, Sonic el erizo, una creación del videojuego japonés de Sega.

La cinta, de la que es difícil salvar otra cosa que no sean sus notables efectos visuales, deja la puerta abierta a una continuación. Carrey quiere más.

Hay pocos villanos en su expediente. ¿Diría que le ayudan a expresarse mejor?

Me siento como si no hubiera restricciones, como una invitación a ser tan salvaje como quiera ser, dentro de los parámetros de la historia, claro. Es como una invitación a bailar, como si alguien conecta los altavoces y la bola de cristal y me dan pista. Lo adoro, simplemente.

Haga de quien haga, sin embargo, ya hay gestos suyos en cada película que ya son marca registrada de la casa…

Estoy seguro de que habrá bailes de Fortnite sobre mí antes de que nos demos cuenta (apunta con otro gesto hiperbólico).

Esto huele bastante a franquicia. ¿Está listo para lo que implica?

Esto es algo que he querido que pasara durante un tiempo. Tuve la oportunidad de tener cinco personajes de franquicias de las que no me aproveché demasiado hasta mucho más tarde. Ahora quería algo nuevo, que no solo fuera muy actual en términos de comedia, sino que volviera a tocar a familias, a niños, que me convirtiera en el disfraz de moda en Halloween. Pero que también pudiera evolucionar con las películas si hacíamos varias versiones.

¿Ya sabe por dónde irán los tiros?

Tengo un esquema en mi cabeza de hacia dónde va y es muy divertido. La idea es que no sea el mismo tipo en cada película, sino un alma distinta, alguien que está evolucionando y volviéndose incluso más egomaníaco de lo que ya es.

¿Le aturde o le resbala el dominio incontestable de los superhéroes en cartelera de los últimos años?

Todo tiene su momento. ¿Se acuerda de cuando solo había películas de desastres? Hay un momento para cada estilo y se han hecho cosas extraordinarias en términos de efectos especiales generados por ordenador. Lo maravilloso de esta película es que mezcla muy bien lo generado por ordenador y la acción real. El problema de una película generada por ordenador es que puede perder su alma y eso no es tan bueno. Solo espero ser parte de una mezcla de esas cosas.

¿Le gustaría ponerse el traje de superhéroe?

No estaría en contra de hacer una película de Marvel. Sería fantástico. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes