Luca Verne. Los Angeles | 21 de octubre de 2011
 

Aunque en la cultura popular de generaciones pasadas “El gato con botas” es un personaje de sobra conocido, para algunas de las nuevas hordas de espectadores el fenómeno de Shrek y sus aventuras ha servido para ponerlo en el mapa.

 

Por eso, en unos días, una versión independiente y con el curioso gato como protagonista, verá la luz en Estados Unidos, una escisión del cuento de Shrek y sus otros amigos extraídos de cuentos populares de toda la vida.

 

La cinta, de los estudios Dreamworks que hace años dieron vida a “Shrek”, son los responsables de esta nueva producción, con el actor como gran protagonista al poner la voz del famoso gato con botas. Banderas, de 50 años, no hará más que ampliar su experiencia al frente de este peculiar personaje, al que ya dio vida en las anteriores entregas de Shrek, aunque en dosis mucho más pequeñas.

 

En esta ocasión, el guión retrocede en el tiempo mucho antes de que el gato se encuentre con Shrek, en los tiempos en los que este felino galán y fuera de ley se convierte en un héroe que inicia una de sus aventuras junto a Kitty Softpaws, animada por Salma Hayek con su voz y Humpty Dumpty (Zach Galifianakis) en su afán por salvar a su pueblo.

 

Y para complicar las cosas a lo largo del camino, siempre están Jack y Jill, animados por Billy bob Thorton y Amy Sedaris, que harán cualquier cosa para lograr que ni el gato con botas ni sus secuaces alcancen el éxito en su empresa.

 

Todo ello bajo la dirección de Chris Miller y producido por Joe Aguilar y Guillermo del Toro. “Quería dirigir esta película porque siempre pensé que se merecía una historia propia”, derivado del hecho de su encanto de la gracia natural que Banderas siempre le puso al personaje con su voz y su marcado acento en inglés. No deja de ser un gato francés del siglo XVII, así que nadie mejor que el malagueño.

 

“Nunca sé quién interpreta a quien en esta historia”, dice Miller sobre la relación de Banderas con el gato del escritor francés Charles Perrault (1628-1703). “Lo único seguro es que el uno no podría existir sin el otro, porque Antonio se entrega y derrocha pasión con el personaje. Es una pequeña criatura que debería tener una voz fina, pero de su boca surge un sonido profundo. Hay un gran sentido del humor en esa yuxtaposición de los dos”.

 

Y después está Salma Hayek, la otra hispana del proyecto, una favorita del público mexicano que firma una actuación “fuerte, sensual y, lo más importante, muy divertida. Además incorpora su relación con Antonio al personaje. Realmente se nota que son amigos fuera del trabajo”, explica Miller.
“Antonio es genial”, explica Hayek. “Nació para interpretar a este gato. Hemos trabajado juntos durante muchos años y para mi fue un placer volver a hacerlo. Tuvimos suerte de tener sesiones de grabación conjuntas”.

 

Además, la actriz mexicana de 45 años de edad, indica que este personaje le ha permitido improvisar. “Parte de eso está en la película”, explica, todo un lujo teniendo en cuenta lo estricto de muchos guiones de Hollywood.

 

Con este lanzamiento, Dreamworks espera seguir prolongando el éxito de Shrek, que con sus tres largometrajes ya ha recaudado más de 2.000 millones de dólares a nivel mundial. Y aunque es una escisión de esas películas, gran parte del público irá a ver la cinta por su relación con el ogro de las orejas verdes.

 

Y después está el factor de las tres dimensiones con la que Dreamworks podrá hacer aún más taquilla. Desde el comienzo del proyecto, Miller y los ejecutivos del estudio con sede en Glendale tuvieron claro que era la mejor manera de proceder. Si funciona, no hay duda de que Banderas y Hayek tendrán trabajo para rato. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes