Redacción EC | 31 de octubre de 2011
                                    

No ha podido llegar en mejor momento con todo el revuelo en torno a Wall Street, su avaricia y los que están en contra del sistema financiero capitalista tal y como lo entendemos.

 

Con Eddie Murphy y Ben Stiller a la cabeza, Tower Heist es una comedia de acción que trata de un grupo de trabajadores que buscan vengarse del estafador de Wall Street que les quitó su dinero.

 

Después de que la gente que trabaja en el condominio de lujo The Tower, en Central Park, descubre que el multimillonario que ocupa el penthouse del edificio les robó sus fondos de pensión, el grupo tramará su venganza: un robo para recuperar lo que les ha quitado.

 

Nacido y criado en Queens, Josh Kovaks —interpretado por Ben Stiller— ha sido administrador de una de las residencias más lujosas de Nueva York durante más de una década.

 

En la vivienda más lujosa ubicada en el último piso, el titán de Wall Street Arthur Shaw, a cargo de Alan Alda, está bajo arresto domiciliario tras haber sido descubierto después de robar dos mil millones de dólares de sus inversores, los empleados de la torre cuyas pensiones estaban a su cuidado.

 

A sólo días de que Shaw se salga con la suya, el equipo de Josh acudirá al delincuente de poca monta Slide, que no es otro que Murphy, para planificar algo casi imposible: robar los 20 millones de dólares que ellos creen que están escondidos en el edificio donde Shaw permanece detenido.

 

 “Eddie y yo hemos trabajado juntos desde que hicimos Boomerang a comienzos de los 90”, explica el productor Brian Grazer. “En 2005, nos contó una idea a Brett y a mí para desarrollar una película con varios comediantes interpretando a tipos que pasaban por una mala racha, y ese fue el nacimiento de Tower Heist”.

 

Murphy coincide, “Brian ha sido mi mayor colaborador a lo largo de mi carrera. Tenemos sensibilidades parecidas en cuanto a cómo creemos que debe ser una buena película”.

 

Además, el actor pensó que era hora de regresar al terreno cómico tan familiar para él. “El tema de la película, donde los ricos se aprovechan de los trabajadores y luego las cosas se dan vuelta, es algo que siempre ha ocurrido. Una de mis primeras películas, Trading Places era así. Estos temas siempre funcionan. Fue muy divertido para mí porque hacía tiempo que no hacía un papel así. He hecho muchas películas familiares y otras tantas en las que mi personaje no tenía mucha calle. Así que esto fue algo fresco”.

 

Por su parte, Stiller, estrella de películas como Zoolander y Tropic Thunder, confiesa que estaba intrigado por la mirada de Ratner. “He conocido a Brett durante casi 15 años y esta es la primera vez que trabajamos juntos. Tiene un gran entusiasmo y un gran sentido de la historia del cine. Le encanta el proceso de hacer cine y le encanta filmar”, afirmó el actor y comediante. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes