La cinta de Carl Franklin es una interesante adaptación de la novela de Rudolfo Anaya, de estreno en EEUU el 22 de febrero

Luke Ganalon tiene cara de niño pero la mente de un adulto. Por su estatura y complexión nadie diría que tiene 12 años, un efecto que magnifica cuando comienza a explicar con absoluta clarividencia lo que quiere hacer en la vida y cómo fue el proceso de rodaje de su primer gran película, Bless Me Ultima. Su personaje es el hilo conductor de la adaptación de la novela de Rudolfo Anaya, un clásico de la literatura chicana.

La cinta estuvo ambientada en Nuevo México en 1944. Se trata de la turbulenta historia de aprendizaje de Antonio Márez, el niño protagonista. Una misteriosa curandera, Ultima, va a vivir con la familia de Antonio, a quien le enseña el poder del mundo espiritual.

A medida que la relación entre ambos crece, Antonio comienza a cuestionarse la estricta doctrina católica que le han transmitido sus padres. A partir de una serie de eventos misteriosos y, por momentos, aterradores, Antonio debe lidiar con cuestiones que tienen que ver con su propio destino, con la relación entre el bien y el mal y, en última instancia, con cómo reconciliar los poderes de Ultima con los del Dios de su iglesia.

“Bless me última”, adaptada para el cine y dirigida por Carl Franklin, es una cinta producida por Jesse B’Franklin, Sarah DiLeo y Mark Johnson, un proyecto que aunque modesto comparado con las grandes producciones de Hollywood ha comenzado con fuerza en varios de los mercados por los que ya ha pasado.

De acuerdo a Johnson, su estreno en El Paso, Texas, fue un gran éxito, siendo número uno en los cines de la ciudad fronteriza. Ahora se estrenará en más de 250 salas de cine de todo el país, por lo que Johnson espera poder hacer ruido. “No solo se trata de recuperar el dinero de la inversión, sino de tener impacto a nivel cultural”, apuntó el productor.

Pese a dar la sensación de estar orientada hacia la cultura latina, Benito Martínez, quien hace el papel del papá del niño Antonio, confía en que llegue a un público más amplio puesto que es una historia que es válida para todo el mundo. EC

Más artículos de interes