La primera ganadora del concurso Nuestra Belleza Latina, Alejandra Espinoza, comparte sus alegrías, sus retos y su vida como migrante

Alejandra Espinoza es sinónimo de belleza femenina, así como de trabajo y perseverancia. La modelo y presentadora de televisión nacida en México tiene su propia historia de lucha y motivación que la ha llevado a conseguir muchas metas, una de ellas haber ganado el primer concurso de Nuestra Belleza Latina.

Su historia como migrante no es diferente a la de millones de mexicanos que vinieron a los Estados Unidos en busca de un mejor futuro: “Teníamos muchas carencias; mis padres trabajaron muchísimo para darnos lo que podían, y aunque teníamos muy poco, mi niñez fue muy feliz. Nunca nos falto cariño. Cuando pude trabajar tenía dos empleos: en un restaurante de comida rápida y en una tienda departamental. pero no pude ir a la universidad porque no teníamos dinero”.

Con su estilo sincero y abierto reconoce que ganar Nuestra Belleza le abrió las puertas: “La verdad me dio todo. Conocí a mi esposo, a mi mejor amiga y pude cumplir mi sueño de ayudar a mi familia. Pero también fue muy difícil; yo era muy joven y no tenia madurez. Tenía 18 años y ya no regresé a mi casa. Me hizo falta mi familia. No tenía con quién hablar; estaba muy sola, hasta estuve a punto de dejarlo todo porque pensé que esto no era para mí. Pero Aníbal, mi esposo, me motivó a seguir y me llenó de animo. Aprendí de mis errores, aprendí a ser fuerte y a vivir mi vida”, dijo Espinoza.

Alejandra es una persona muy activa en las redes sociales. Actualmente está colaborando en el sorteo “Viviendo en Buenas Manos”, a través de Facebook: “Me uní a la iniciativa para alentar a las personas a reconocer sus logros. Me sorprende ver como la gran mayoría de los hispanos, como yo, empezamos muy jóvenes, con deseos de triunfar y cumplir sueños”. Para participar, visita Facebook.com/AllstateLatino y comparte cómo vives la vida en “Buenas Manos” en los comentarios de un “post” del sorteo, para conocer en persona a Espinoza.  “Yo creo que una persona que comparte puede inspirar y motivar a otros a seguir adelante y no darse por vencidos”.

Su camino profesional no termina ahí, sobre sus planes profesionales a futuro comenta: “Cuando llegué a este país mi sueño era trabajar para ayudar a mi familia y mi sueño no ha cambiado, pero sigo aprendiendo. Estoy estudiando y espero poder seguir en televisión, actuando en series”, dijo la modelo.

Para Espinoza la familia es muy importante pero su mamá es la persona que más admira: “Es una mamá ejemplar. Nosotros éramos 10 hermanos y a todos nos quiso igual. Yo solo espero ser la cuarta parte de lo que ella es. Cuando éramos niños teníamos muchas carencias pero nunca nos faltó el amor. Su vida no ha sido fácil; nunca me lo ha dicho, pero me lo imagino y espero que Dios permita que sea lo más feliz posible porque se lo merece”, concluyó diciendo la reconocida presentadora. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes