Para cualquier estudiante es un desafío diario sacar buenas calificaciones en sus clases y en los exámenes. Pero en ocasiones no obtienes resultados positivos aunque te hayas pasado estudiando toda la noche. A continuación te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a obtener mejores resultados en general:

1. Participa y ponte atento. Siéntate en la fila de enfrente o en la sección central del salón de clases. Para demostrar que estás atento a la clase, inclina tu cuerpo ligeramente hacia delante. Haz preguntas para aclarar cualquier duda que puedas tener. Habla con tu maestro después de clases para establecer una buena comunicación.

2. Crea tu área de estudio. En casa debes contar con un espacio diseñado para ello. Debe incluir buena iluminación, un escritorio o una mesa de trabajo y una silla cómoda. Prueba tocar un poco de música relajante a bajo volumen. Establece una hora determinada cada día para estudiar y toma un descanso cada 30 minutos. Trabaja en la materia más difícil al principio. Cuando termines con ésta, el resto te parecerá “pan comido”.

3. Crea estrategias. Antes de presentar un examen, llega minutos antes a la clase. Las prisas causan ansiedad, tensión y te pueden bloquear las ideas. Además, puedes usar los minutos adicionales para revisar tus notas por última vez. Antes y durante el examen, piensa positivamente. Si te sientes tenso, cierra los ojos un momento y respira profundamente.

4. No te desalientes por los malos resultados. Desde la más tierna infancia todos aprendemos de los errores. Si reprobaste un examen, enfócate en lo que salió mal y refuerza tus conocimientos en esta área. Siempre habrá otra oportunidad.

5. Mantén una actitud positiva. Esto es muy importante. Necesitas prepararte mentalmente antes de aprender algo en particular. Henry Ford decía: “Si piensas que puedes, puedes. Si piensas que no puedes, no puedes. En cualquiera de los casos, tendrás la razón”.

6. Planea con anticipación. Utiliza un calendario para señalar los días de exámenes o las fechas para entregar tareas o proyectos escolares. Por otro lado, estudiar con tiempo reduce la tensión y aumenta tu habilidad para recordar cosas durante un examen.

7. No te quedes en blanco. Cuando tengas que hacer un texto, la libertad al escribir te ofrece un progreso y algo visible de inmediato. Elige un tema y ten en cuenta el tiempo que tienes para terminar. Entonces, dale rienda suelta a la pluma. No te preocupes sobre la estructura, los errores ortográficos o de tachar lo que no te guste. Simplemente sigue escribiendo. Esta forma de escribir te aclara la mente, te ayuda a enfocar tus ideas y hace visible lo invisible.

Para más temas de interés visite: www.articulos.elclasificado.com

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes