Ronaldo de Assis Moreira se convirtió en jugador de los Gallos Blancos de Querétaro, en una movida que causó furor en todo México

La bonanza ya comenzó. La llegada del astro brasileño Ronaldinho Gaucho a los Gallos Blancos de Querétaro ya está generando dividendos. La directiva que hace poco se encargó de los destinos del equipo emplumado supo convencer al jugador de 34 años para elegir a este equipo de medio pelo para quedarse al menos por dos años, con un sueldo de un millón de dólares por cada uno de ellos.

A pesar de estar casi en el final de su carrera, Dinho parece ser una buena inversión. La venta de camisetas del equipo provinciano se duplicaría a causa del brasileño, que hasta antes de su llegada era de entre 3 y 5 mil por año. La taquilla también aumentará cifras y no solamente La Corregidora se verá beneficiada, sino que los rivales se llevarán una tajadita cuando el de la sonrisa eterna pise su territorio. Días antes del partido contra el Puebla y aun sin saber si el brasileño iba a ser titular, las entradas se dispararon con un aumento del 70 por ciento.

Pero a una inversión hay que cuidarla. Ronaldinho es alegría y magia en el terreo de juego, eso esperan los aficionados, pero cuidado, el dos veces Balón de Oro trae la fiesta por dentro y si le tupe duro a la pachanga, al chupe y a las desveladas podría salir por la puerta de atrás antes de tiempo. Al menos el de Porto Alegre llega a una ciudad más tranquila en cuestión de reventones, pero no está por demás leerle la cartilla y advertirle que puede divertirse, pero sanamente.

Por otro lado, hay que aprovechar lo poco que le queda a este mago del balón, disfrutar de su alegría por jugar al fútbol, sus arranques, sus gambetas, sus amagues, sus pases y sus goles. Algo habrá quedado. En el ocaso de su carrera Ronaldinho todavía enamora y eso espera hacer con la afición mexicana. “Venir a México me llena de felicidad, tengo todo para sonreír”, comentó el astro. Habrá que verlo, mientras tanto, parece que la fiesta llegó a Querétaro. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes