El 23 de abril del 2007 la golfista mexicana nacida en Guadalajara, Lorena Ochoa, se encontraba practicando en la Perla Tapatía cuando le informaron vía telefónica que se había convertido en la número uno del mundo, desbancando de ese puesto a la sueca Annika Sorenstam. Un año después, Lorena sigue siendo la mandamás del golf femenil y por la forma en que ha venido jugando tal parece que su reinado se seguirá extendiendo. Se podría decir, sin temor a equivocarse, de que Ochoa es la Tiger Woods femenina.

La humildad y el trabajo han rendido frutos. Lorena misma no se lo cree eso de ser la número uno del mundo, y hace bien porque eso le permite dejar de pensar en glorias pasadas para seguir trabajando en el siguiente golpe, en el siguiente torneo, en el siguiente triunfo. Los números de la tapatía este año son impresionantes, pero aun hay muchos torneo por delante y jugadoras que tienen hambre de triunfo, pero si hay algo que tiene Ochoa y que le ha servido para estar en la cima es temple y talento.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes