Pepe Penales. Los Angeles | 9 de septiembre de 2011
 

Se ganan la vida pescando ostras, róbalos y hasta tiburones en las aguas de la Bahía Jiquilisco, pero en tierra firme su hogar está en La Pirraya, cuna del fútbol playa en El Salvador.

 

Su equipo de trabajo es apenas una careta y dos herramientas rudimentarias. Hay que ganarse el sustento diario a varios metros de profundidad.

 

Pasar la vida en estas condiciones ha convertido a los jóvenes integrantes de la selección salvadoreña de fútbol playa en unos robles. “Son como postes de tan fuertes que están”, comentó en una entrevista televisada el entrenador Rudis González Gallo.

 

Esa fortaleza y su gusto por el fútbol han sido su pasaporte para recorrer mundo y demostrar que pueden medirse con los mejores en la modalidad.

 

Con el de Rávena, Italia, ya son tres los mundiales a los que la selección cuscatleca ha asistido y, pese a las circunstancias, no han sido el hazmerreír de la competencia. Luego de conseguir la hombrada de llegar a las semifinales, terminó perdiendo con Rusia en este etapa y ante Portugal en la lucha por el tercer puesto. Aún así, ser cuarto del mundo es sin duda un estupendo logro para este grupo de triunfadores.

 

Su condición les ha ganado la simpatía de muchos, el cobijo y el aliento de parte del público, y el respeto de sus contrincantes. Están sembrado lo que cosecharon en las eliminatorias de la Concacaf. Hace dos años se coronaron en las playas mexicanas rumbo al mundial de Dubái. Y en la lucha para ir a Italia, también disputada en Puerto Vallarta, México, obtuvieron el subcampeonato. Bien ganados ambos.

 

Los nombres de los héroes salvadoreños ya ocupan titulares en la prensa internacional. José Portillo, Elías Ramírez, Agustín Ruíz y Frank Velázquez son parte de esta brillante generación que sueña con lograr la pesca más importante de su carrera: ganar el mundial de la categoría.

 

Es su mundo. Es su ambiente. El agua y la arena son los elementos que los han visto crecer. Claro que lo pueden lograr. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes