Con dos goles del peruano Raúl Ruidíaz y uno del uruguayo Nicolás Lodeiro, Seattle Sounders derrotó 3-1 al LAFC y se coronó en la Conferencia del Oeste

Después de la emocionante victoria del LAFC sobre el Galaxy en el inicio de la postemporada, todo eran campanas al vuelo. El récord de puntos en una temporada (72) y los 34 goles de Carlos Vela, además de tener la ventaja de recibir los partidos de los playoffs en casa, nos hizo pensar que la mesa estaba puesta para que el cuadro angelino consiguiera su primer título en su incipiente historia dentro de la liga.

Pero cuando enfrente aparece un rival más sólido, más experimentado y con más huellas de las duras batallas que se disputan en esta parte del torneo, las cosas pueden dar un giro de 360 grados. Eso fue lo que pasó cuando el LAFC se encontró cara a cara con Seattle Sounders, que con ésta, ya son tres veces que gana la final de conferencia en cuatro años. La férrea defensa de la visita le puso grilletes a la sensación del torneo, Carlos Vela, quien no pudo hacer de las suyas; ahí se comenzó a desmoronar el cuadro local.

Si bien el colombiano Eduard Atuesta puso al frente a los de casa ante la algarabía total de unas abarrotadas tribunas, no pasó mucho tiempo para que los verdes empataran el encuentro por conducto de un viejo lobo de mar dentro del área, el peruano Raúl Ruidíaz, bicampeón de goleo con el Morelia en la Liga MX (Apertura 2016 y Clausura 2017) y seleccionado nacional de su país. La Pulga marcó en dos ocasiones demostrando su buena ubicación y su contundencia a la hora del remate. El otro tanto fue de otro acostumbrado a los combates cuerpo a cuerpo, el uruguayo Nicolás Lodeiro.

De esa manera se acabó el sueño del LAFC que no terminó su obra de llegar a la final y ganarla. Es un revés doloroso pero sin duda la mejor forma de aprender que en estas instancias no hay que bajar la guardia a pesar de llegar como favoritos. Después de la derrota, el mexicano Carlos Vela dijo que su futuro seguirá en Los Ángeles. Esas son buenas noticias para mitigar un poco la herida que dejó abierta el descalabro contra el Sounders. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes