Pepe Penales. Los Angeles | 15 de octubre de 2012

Es un triunfador. Lo fue en las canchas y lo ha sido después de una recuperación milagrosa. Es Chava Cabañas, el goleador paraguayo que dejó su huella con los Jaguares de Chiapas y las Aguilas del América.

Han pasado más de dos años desde aquel terrible atentado que casi le cuesta la vida. La bala sigue alojada en su cabeza, pero el guaraní ha logrado lo imposible: volver a jugar fútbol. Esta temporada ayudó al 12 de octubre a subir de tercera a segunda división en su natal Paraguay. No tiene goles, pero nadie se lo reprocha.

Fue mucho tiempo sin regresar a México. Ahora lo hará para recibir un merecido homenaje de la directiva de Jaguares, allí en el Víctor Manuel Reyna donde tantas gargantas gritaron sus goles. Estará en las gradas junto a su familia el próximo 2 de noviembre cuando el equipo naranja reciba a los Pumas de la UNAM.

Las secuelas del atentado están allí, pero son las menos. Tanto que Cabañas ha declarado en una entrevista a la radio colombiana Alargue Caracol, haber perdonado al “JJ”, el sujeto que le disparó en un bar de la ciudad de México el 25 de enero de 2010. “Le doy el perdón a quien me disparó, ahora estoy contento de poder volver a jugar fútbol”, dijo Cabañas.

La selección de su país ya le rindió un homenaje. Ahora será Jaguares. América se lo debe. Sería una forma de agradecerle al sudamericano su prolífico paso por las Aguilas, de que la afición azulcrema rinda tributo a este goleador de raza que tantas satisfacciones les dejó.

Pero hay que entender si esto demora un poco. Podría ser difícil para él volver a la ciudad de México, aunque sabe que mucha gente lo está esperando con los brazos abiertos.

Mientras tanto, es una excelente noticia que haya aceptado la invitación del club jaguar. Que vaya derribando muros. Que se vaya abriendo camino hacia la recuperación total física y emocionalmente. Que esté jugando el deporte de sus amores en Itauguá, la ciudad que lo vio nacer. Pronto llegarán los goles y la oportunidad de pisar el Azteca para ser ovacionado como el guerrero que es, como el ejemplo de vida que es. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes