El Tri es el rival a vencer luego de que Estados Unidos decidiera jugar sin sus estrellas. Ganar la Copa Oro es imperativo para los aztecas

A México no se le puede pedir menos que ganar la Copa Oro, como siempre. Las razones sobran: tiene un plantel abundante y con experiencia; ha ganado once torneos, incluyendo el de 2019; y los equipos que más le pueden dar pelea, como Estados Unidos y Costa Rica, no están en su mejor momento. Por ejemplo, el combinado local tendrá en su plantel a 19 de 23 jugadores que participan en la MLS, dejando con ello la puerta abierta para que México aproveche esa situación. Del lado de los ticos se confirmó que el experimentado portero Keylor Navas no fue convocado para este torneo.

El “Tata” Martino tiene una amplia baraja de jugadores de buen nivel para encarar la Copa Oro, incluyendo a los pesos pesados que juegan en Europa, como Hirving Lozano, el “Tecatito” Corona, Héctor Herrera y Edson Álvarez. Otros importantes como el meta Ochoa, y los delanteros Diego Lainez y Henry Martin, fueron llamados como refuerzos para el equipo Sub 23 que participará en los Juegos Olímpicos.

“Para nada, no me sentiré desprotegido”, dijo el estratega sobre estas y otras bajas. “México siempre tiene la obligación de llegar hasta lo último en Copa Oro. En la última fuimos sin Lozano, Jesús Corona, ni Héctor Herrera y aun así se hizo una buena participación; no será diferente (esta vez)”, agregó.

La gran incógnita que se despejó es sobre quién sería el eje de ataque del equipo. Hasta hace poco más de 6 meses, Martino lo tenía claro con Raúl Jiménez, pero después de su terrible lesión y posterior cirugía de cráneo, el ariete de los Wolves fue descartado. El elegido para ocupar su lugar fue el delantero de los Rayados de Monterrey, el nacionalizado Rogelio Funes Mori.

Ahora solo falta ver que ese poderío en cuanto a nombres lo hagan valer en la cancha donde todos le van a jugar a muerte; pero para ser campeón, hay que demostrarlo contra quien sea. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles