Los Cementeros derrotaron al América por la mínima diferencia en la ida de la gran final. Las Aguilas buscarán la remontada el domingo en el Azteca

Pepe Penales. Los Angeles | 24 de mayo de 2013

Ventaja mínima, pero ventaja al fin. Cruz Azul aguantó el chaparrón de agua y de embates del equipo amarillo para sacar una pírrica victoria en el primer encontronazo de la gran final.

Noche lluviosa en el D.F. El vetusto de la colonia Nochebuena llenó hasta el tope. Una porra americanista superada por el azul en las tribunas. Un duelo que tuvo que cambiar su libreto debido a las condiciones del terreno de juego. La ilusión y el nerviosismo en las caras de los aficionados cementeros. El ahora o nunca. En la cancha la mesura y la cautela. Concentración total.

Poco a poco los dos se fueron soltando, con una Máquina bien cimentada controlando los primeros pasajes del partido. Con una media cancha sobria y una defensa atenta a los movimientos del “Chucho” Benítez. Las Aguilas también pujaban por elaborar su juego, con un “Negrito” Medina convertido en un dínamo y un Layún voluntarioso y atrevido.
Pero llegó uno de los puntos fuertes del conjunto celeste. Las jugadas a balón parado. Tiro de esquina y un hueco en medio del área ocupado por el “Chaco” Giménez quien se levantó, giro y acomodó la de gajos abajo a la derecha de Muñoz. Estalló la grada. Y sonó el claxon que siempre acompaña al equipo del Cruz Azul.

Reacción fiera de los del “Piojo”. El azul se repliega pero sin perder la marca de Benítez ni de Raúl Jiménez. Torrado y Castro son dos tractores que hacen el trabajo sucio, pero aun así Sambueza encuentra lagunas y se mueve a placer. La segunda parte fue más de lo mismo. América volcado y el local aguantando. Ya el “Chaco” comenzaba a mostrar las huellas de la batalla. Más corazón que carrera. Y Corona gigante en el arco cementero y ágil como un gato. Todavía el “Chuleta” tuvo para matar, pero le falló la puntería.

En las bancas todo nerviosismo. Más visible en Herrera, que tardó en hacer sus movimientos. Memo Vázquez más tranquilo y confiado en sus guerreros. Llegó el final y con ello la calma. Los de Coapa seguros de pegar en la vuelta. Los de casa contentos pero sin alardes. Todo se definirá en el Azteca con un América obligado a ganar y un Cruz Azul a aguantar o ampliar su ventaja. El título está de por medio. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes