Pero no hubo tiempo para celebraciones, y lo que pudo convertirse en una nota de gran importancia, se vio tristemente opacada por otro noticia, que sí, tenía mucho de positivo, pero no en el buen sentido de la palabra, sino del resultado de una prueba antidopaje que se le practicó a la máxima estrella de los Dodgers, el toletero dominicano Manny Ramírez.

Como resultado de este terrible tropezón, Ramírez recibió 50 partidos de suspensión, y lo único que pudo alegar en su defensa fue que usó la sustancia para aliviar una condición médica; algo difícil de creer, sobre todo cuando el Programa de Prevención de sustancias prohibidas de las Grandes Ligas tiene una lista muy clara de lo que los peloteros pueden tomar. No puede ser que al “greñudo” Ramírez se le haya olvidado tan pronto las broncotas en las que se vieron envueltos sus colegas Barry Bonds, Jason Giambi, y más recientemente Alex Rodríguez, quien cabe aclarar, aceptó haber usado esta clase de sustancias del 2001 al 2003, situación que lo salvó de una suspensión como la que se acaba de ganar Manny.

Repercusiones
Cuando me enteré de que el propio Manny se defendía diciendo que un médico le dijo que podía tomar esa medicina para aliviar cierta condición médica, pues uno se imagina que tal vez estaba hablando, no sé, de la gripe porcina, de un dolor estomacal, de una infección en la garganta o de un dolor en las articulaciones por andarle dando de batazos a una pelotita; entonces, el medicamento que pasa por nuestra mente es algo sencillo como un jarabe de la abuelita o una tableta de Tilenol o un té de hierbabuena.

¡Pero no! condenada medicina, no la puedo ni pronunciar, pero supuestamente es para estimular la producción de testosterona, en los varones, y para algo relacionado a la fertilidad en las mujeres. Y qué casualidad, este “medicamento” es parecido al que usaron Barry Bonds y Giambi, además de estar estrechamente relacionada con el uso de esteroides.

Por supuesto, si eres un beisbolista de la Gran Carpa y un “matasanos” te da un menjurge con un nombre inpronunciable, y ves que hay regulaciones súper estrictas en cuanto a sustancias prohibidas, pues lo más lógico es que te cerciores de que lo que estás por engullir, es aceptado por las autoridades beisboleras.

Pobre Manny y pobres Dodgers. Al primero se le cayó el encanto que había provocado con su llegada al equipo; además, no podrá volver a la acción sino hasta el próximo 3 de julio. En cuanto a la escuadra de Los Angeles, significará una gran pérdida económica no tener en la cancha a Ramírez y sin duda su poder ofensivo se verá también drásticamente disminuido, tan es así, que en su primer duelo sin Manny perdieron el invicto en casa al caer ante los Nacionales de Washington.

¡Vaya cosa! No me cabe duda de que aquí aplican algunas frases que todos conocemos y que a la letra dicen: “Nadie experimenta en cabeza ajena”; o “Estás viendo la tempestad y no te hincas”; y qué tal: “Si ves las barbas de tu vecino chamuscar, pon las tuyas a remojar”. Ahora hay que esperar a ver hasta dónde llega este asunto y qué problemas a futuro le podrían cobrar factura al despistado Manny.

¿Comentarios? Escriba a: [email protected] ó 1 (800) 242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes