Estados Unidos y México reviven su vieja rivalidad en un partido de preparación de cara al Mundial

Uno espera el momento de saldar viejas deudas, el otro saborear el dulce placer de vencer el vecino incómodo. México tiene mucho qué agradecer a la selección estadounidense. Gracias a un gol del mediocampista Graham Suzi en la victoria de los gringos ante Panamá es que los aztecas rescataron el repechaje. Es de esos favores que hubieras preferido que te lo hiciera algún otro, no tu peor enemigo.

Los mexicanos, de cualquier forma, tienen herido el orgullo. Su último choque ante los del norte fue una dolorosa derrota en la eliminatoria. Es de esos encuentros que no debes, no puedes perder.

Este miércoles 2 de abril no habrá nada en juego. No es fecha FIFA, pero saldrán chispas en el estadio de la Universidad de Phoenix.

Los dos equipos estarán ajustando sus últimas piezas antes de viajar a Brasil. Esto quiere decir que no van a aflojar la marca, a sacar la pierna o a dar concesiones. Del lado americano destaca Landon Donovan, verdugo de los mexicanos en varias ocasiones y quien encabeza la horda de guerreros que buscan la victoria en su territorio. Del lado del Tri el caudillo es Rafa Márquez, el que ya ha protagonizada encarnizadas batallas contra los de las barras y las estrellas.

México no llevará “europeos”. El duelo servirá para definir lugares en el equipo de Herrera. Habrá muchos ojos puestos en los que buscan una última oportunidad en la plantilla final. Marco Fabián es uno de ellos.

En el papel son dos escuadras sólidas, con gente de experiencia, con viejos conocidos que se olvidarán del término amistoso en el terreno de juego. Donovan, Suzi, Dempsey, Beasley, Bradley y Johnson, llevan la bandera americana. El Tri únicamente lleva a Márquez como estandarte. Los demás conocen de la rivalidad con los norteamericanos pero es ahora cuando les tocará ponerle el pecho a las balas. Es un amistoso que nadie quiere perder. EC

 

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes