Antonio Mohamed llega a los Rayados con un buen sueldo, sin presiones y sin nada qué perder

Después de la salida de Víctor Manuel Vucetich al frente de los Rayados del Monterrey y con la posterior salida de uno de los máximos ídolos del equipo, Humberto Suazo, el camino fue cuesta abajo, lo que al final le costó el trabajo a un Carlos Barra que no pudo detener la caída del cuadro regio.

El de las últimas semanas era un equipo sin alma, sin ambición, inofensivo e inoperante. Era cuestión de días para que la directiva le diera las gracias a Barra. El candidato ideal era Antonio Mohamed, que con un título nuevecito en su mochila, estaba sin trabajo.

“El Turco” tiene muchas querencias en Monterrey. Amigos, familia, recuerdos. Tiene sed de revancha. El 11 de abril su nuevo equipo recibe en el Tecnológico al América. Las cosas fueron cayendo como piezas de un rompecabezas.

Si bien el cuadro del norte está por los suelos, tiene espacio para trabajar sin premura, de conocer a sus jugadores, de imponer su estilo de juego. La Pandilla tiene un plantel robusto y talentoso. Pero en este momento está como aletargado, esperando a que una descarga anímica lo vuelva a poner en máximo funcionamiento.

Mohamed firmó un contrato hasta junio de 2016. Lo espera una afición exigente pero entregada. Da la impresión de que eran tal para cual. Monterrey necesitaba al “Turco” y viceversa. “Si tomé el equipo es porque creo que tiene potencial”, aseguró el estratega en una entrevista a los medios. No se equivoca.

El equipo norteño tiene material de sobra para hacer ruido en la liga. El estilo del “Turco” parece el indicado. Solidez defensiva, solvencia en el mediocampo y contundencia en el frente de ataque. Con Dorlan Pavón completamente recuperado y cuando se vean los primeros toques de Mohamed en el sistema de juego, Monterrey volverá a ser un equipo protagonista. El 5-0 sobre el Altamira en la Copa es solo una probadita. Por lo pronto, “El Turco” ya empezó ganando. EC 

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes