La tarde del domingo se llevó a cabo la última etapa del Toyota Grand Prix con miles de aficionados a las carreras que llenaron poco a poco las tribunas.

Con puestos de todo tipo en los alrededores del circuito, con vigilancia policiaca y con el paso de dos aviones supersó-nicos, el ambiente se estaba calentando para la carrera principal en la serie Izod Indy Car, donde el piloto español Oriol Serviá era una de las esperanzas del publico hispano. “La presencia de pilotos hispanos en este tipo de competencias es una excelente oportunidad para llegarle al gusto del publico acá en el Sur de California”, comentó el catalán. “Yo saldré con todo para tratar de ganar la carrera”, sentenció.

Y aunque no llegó en primer lugar, el español hizo una extraordinario trabajo para terminar en la sexta posición a bordo de su bólido con el número 2 del equipo Newman Hass.
Quien se llevó los honores fue Mike Conway, quien logró su primera victoria en apenas su tercera carrera desde aquel terrible accidente que sufrió el año pasado en las 500 Millas de Indianápolis.

El ambiente en los alrededores del circuito fue de menos a más. La avenida Ocean se convirtió en un ir y venir de gente que quería ver las competencias, y muchos de los que no pudieron comprar un boleto se arremolinaron en el cruce de la Ocean y la Pine, desde donde podían ver una de las curvas por la que los veloces autos pasaban en una curva del trazado. Otros, se instalaron en los balcones de los altos edificios que rodean la pista.

Tecate fue uno de los animadores del evento patrocinando conciertos de rock en español desde el jueves anterior, y con áreas de entretenimiento para el público, que pusieron el ambiente para un fin de semana de adrenalina pura.

Y es que de verdad es emocionante escuchar el incesante zumbido de los carros que van a velocidades espeluznantes y que pasan a centímetros de los muros y de otros competidores, en su afán de subir el podio de los ganadores.

Cabe señalar que la serie Indy Car de este fin de semana fue la segunda carrera de la temporada, la cual consta de 17 jornadas entre la que destaca la de las 500 Millas de Indianápolis, que este año se celebra el 29 de mayo en esa ciudad.

Pilotos latinos en el Grand PrixUn mexicano triunfó en Le Mans
Quien sacó la cara por los hispanos fue el piloto mexicano Ricardo González, quien el sábado consiguió su primera victoria en la American Le Mans Series.

Gonzáles y su copiloto, Gunnar Jeannette, tuvieron un fin de semana extraordinario al dominar las pruebas preliminares para salir primeros al iniciar la carrera. La victoria fue la primera para el equipo debutante Core Autosport.

Así, con el rugir de los motores a máxima potencia y con un público que pudo ver desde distintos ángulos el desarrollo de las carreras concluyó un evento que dicen contó con un récord de asistencia.

No hay duda que la velocidad y toda la parafernalia que envuelve este tipo de competencias son un imán para la gente que busca emociones fuertes, pero sin correr el menor de los riesgos.
Veremos si el siguiente año nos sorprenden con más emociones y sorpresas. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes