La final de la NBA huele a revancha. Los Mavericks de Dallas esperaron 5 largos años para verse de nuevo con el Heat en la duela. Los dos pilares del cuadro texano, Dirk Nowitzki y Jason Terry son sobrevivientes de aquella batalla perdida en su propia casa ante los de Miami en el 2006.

 

En aquel entonces los Mavs sufrieron una dolorosa caída en la final después de tener una ventaja de 2-0, con el bombardero alemán como comandante. Luego vino la debacle y el increíble repunte del Heat con un Wade a lo grande, apoyado por un todavía encendido Shaquille O’Neal, Alonzo Mourning, Gary Payton y compañía.

 

Se vuelven a encontrar. Con un Miami sediento de triunfo y presumiendo una tripleta de poder en los tableros y los rebotes: Wade, LeBron y Bosh.
De los tres, James llegó al Heat para obtener su primer anillo de campeón, lo que se le había negado cuando estuvo en Cleveland. Ahora se le ve determinado a lograrlo a toda costa.

 

Nowitzki no se queda atrás. Su deseo de venganza le infunde esas agallas que ha demostrado en los primeros dos juegos de esta serie. Por el momento la cosa está empatada a un triunfo por bando, pero la espectacular remontada de los azules en el segundo encuentro cuando iban abajo por 15 puntos con poco más de 7 minutos por jugar puede ser clave en las aspiraciones de los texanos.

 

Dallas puede dar la pelea con jugadores de peso como el propio Nowitzki, el experimentado Jason Kidd, el incansable Jason Terry y el veloz e impredecible J.J. Barea, el toque picante en el ataque de los texanos.

 

Del otro lado, los floridanos tienen una base sólida tanto en defensa como en ataque. Son un equipo fuerte e inteligente que distribuye bien el balón teniendo como puntos de referencia al dúo LeBron-Wade, que no se cansan de sacudir los tableros con jugadas espectaculares.

 

Saldrán chispas en las dos arenas American Airlines, pero solo una celebrará al final, y sólo uno –Nowitzki o LeBron– conseguirán al fin su primer anillo de campeón. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes