La selección de Argentina se aferra a Messi, una vez más

La selección de Argentina derrotó 2-1 a Australia y se metió a cuartos de final donde chocará contra Países Bajos

No fue un paseo, como estimaban algunos, pero la selección de Argentina cumplió con su cometido frente a Australia. De la mano de un Lionel Messi que va de menos a más, el conjunto sudamericano se metió en cuartos de final por 2-1, dando sensación de que el hambre y la ambición le puede conducir, esta vez, hasta el ansiado gran objetivo. Ahora espera un Países Bajos en cuartos a la que ha vencido históricamente en Copas del Mundo.

Se presentaba Australia como una de las grandes novedades en esta fase del torneo. Los oceánicos nunca habían llegado tan lejos, y demostraron el porqué. Frente a Argentina dieron la cara con un fútbol físico y ordenado en defensa,  obligando a los bicampeones del mundo a defenderse hasta el final. De no haber sido por una gran intervención del Dibu Martínez en el último minuto, el choque se hubiera ido a la prórroga.

Jugadores de Argentina celebran un gol.
Jugadores de Argentina celebran un gol y el pase a cuartos de final.

Lo buscaron hasta el final tras recortar distancias en el minuto 77 merced a un disparo que desvió Enzo Fernández y que puso cierta emoción al choque. Hasta entonces vivió Argentina tranquila gracias al genio de Messi, que se encontró un balón en el área tras un mal control de Otamendi que supo convertir en un magnífico pase a la red entre un mar de piernas australianas.

Fue lo más destacado de una selección albiceleste que sigue sin jugar bien. Argentina es Messi y diez hombres más que tratan de no estorbar demasiado, de hacerle la cobertura, de apartarse cuando llega el momento de definir los partidos. El único brote verde parece aportarlo el joven Julián Alvarez, que no solo le ha quitado el puesto a Lautaro Martínez sino que aporta lucha, frescura y acierto en el remate. Suyo fue el segundo gol tras una buena presión de Rodrigo de Paul, el escudero de Messi.

El gol de los Socceroos metió el miedo en el cuerpo a los argentinos pero solo Messi reaccionó. Empezó a acelerar y dejó dos veces solo a Lautaro, que falló con estrépito ambas ocasiones, emulando la figura de Gonzalo Higuaín en los Mundiales. Argentina avanzó pero la sensación es que todo depende, una vez más, de un solo jugador, de Messi. EC

Artículos que podrían interesarte

Suscríbete a nuestra newsletter

NO TE PIERDAS NINGUNA NOTICIAS

Compartir este artículo

Más historias

¡Obtén tu dosis semanal de noticias!

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe actualizaciones semanales del Mundial de Fútbol, así como de otros temas populares