Toyota y el Cincinnati Children’s Hospital llevan cabo una campaña informativa para educar y alertar a las familias latinas sobre cómo disminuir los riesgos de fallecimiento de menores de edad en accidentes de tránsito.

 Bebé en su silla de seguridad

Itsia Vanegas – Los Angeles (Nov. 2013) – Según estadísticas, el exceso de velocidad, la imprudencia de algunos conductores y el desconocimiento dan como resultado el fallecimiento trágico de niños menores de 13 años, siendo los latinos de tres a cuatro veces más propensos a no utilizar el cinturón de seguridad.

La incidencia de niños con traumatismos y el creciente índice de fallecimientos como consecuencia de los accidentes de tránsito, llevaron al Cincinnati Children’s Hospital a buscarle solución a un problema que estaba afectando en mayor medida a la comunidad latina y afroamericana residente en los Estados Unidos. Así, se unieron a Toyota para desarrollar un programa educativo cuyo objetivo es disminuir la incidencia de fallecimientos entre los niños menores de 13 años.

El fabricante automotriz se ha propuesto a cambiar las estadísticas de fallecimientos por accidentes de auto entre el grupo de la población más vulnerable: los niños. “Deseamos devolverle a la comunidad su lealtad y la confianza que sienten al utilizar nuestros vehículos”, expresó Julie Hamp, Group Vice President y Chief Communications Officer de Toyota. Según Hamp, “Toyota está materializando su deseo de ayudar invirtiendo 6 millones de dólares durante la primera etapa de este proyecto que incluye ciudades como Los Angeles, Philadelphia, Houston y New York”.

Toyota no se queda solo en la difusión de información a través de talleres, charlas y material informativo impreso y mediante la web, sino que también prevé a futuro instruir al personal de los concesionarios de autos, que tendrán la capacidad de instalar apropiadamente las sillas infantiles de seguridad en los automóviles, sean o no clientes de Toyota.

 

Una década de éxitos

“Llevamos 10 años trabajando en este proyecto”, dijo Gloria del Castillo, Gerente del programa Abróchate a la Vida (Buckle Up For Life. “Nos sentimos felices porque después de dictar los talleres las cifras sobre el uso de las sillas de seguridad llegan al 100 por ciento, mientras que antes de asistir al taller esta cifra no llegaba ni al 50 por ciento”, aseveró Del Castillo, quien además recalcó que el uso apropiado de los sistemas de seguridad también se nota entre los adultos, entre los que se incrementó el uso del cinturón de seguridad de un 30  a 40 por ciento. “Los hospitales se han sumado a esta actividad ofreciendo talleres educativos, revisión de sillas de seguridad y reemplazando las sillas que no se encuentran en condiciones óptimas para asegurar al infante”, concluyó la experta.

Los jóvenes requieren educación y supervisión

Para Gloria del Castillo, debido a que en los Estados Unidos los jóvenes pueden empezar a manejar a una temprana edad, se hace necesario que se les eduque sobre la importancia de conducir de manera segura. Por ello, en algunos estados la primera licencia que obtiene un joven es temporal y sólo puede manejar con un adulto acompañándolo. Después de ese año puede manejar sin la supervisión de un adulto, pero no puede llevar más de dos acompañantes.

 

Estadísticas

Sólo 2 de cada 9 niños van en una silla de seguridad apropiada. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), colocar a los niños en sillas de seguridad apropiadas reduce a más de la mitad las lesiones serias y fatales.

En el año 2010, 655 jóvenes menores de 13 años murieron a causa de choques de vehículos. Uno de cada tres niños que fallecieron viajaban sin el cinturón de seguridad puesto.

En ese mismo año, cada día murieron dos niños debido a choques automovilísticos. Dichos choques son la causa principal de muerte entre niños menores de 12 años. Según los datos de la Administración Nacional de Seguridad Vial (NHTSA), en 2010 murió un promedio de dos niños cada día y se reportaron 325 casos de niños con lesiones. Esta tasa de mortalidad se podría reducir a la mitad con el uso correcto de las sillas de seguridad

Para más información sobre este proyecto visite: Buckle Up For Life | Abróchate a la Vida

Compartir

Más artículos de interes