Hay muchas personas que cuando tienen que decidir sobre un asunto delicado, simplemente lo evaden y lo dejan para “más tarde”. Una de estas situaciones es la preparación de un testamento, documento legal mediante el cual se determina el destino de los bienes de una persona tras su fallecimiento.

Si usted no cuenta con un testamento al momento de su muerte, el estado terminará tomando decisiones con relación a sus asuntos. Del mismo modo, si usted no ha presentado otros documentos clave (enlistados abajo), alguien más, no necesariamente la persona que usted desea, tomará decisiones financieras y del cuidado de la salud cuando un accidente o enfermedad no le permitan hacerlo usted mismo.

Prepárese y evite malos entendidos
Testamento. Tiene varios propósitos: establece quién debe de recibir sus bienes, elige una albacea para manejar su herencia y nombra un tutor para sus hijos menores de edad, entre otras decisiones.

Fideicomiso Vitalicio Revocable. Es para que la propiedad de sus bienes sea transferida. Si es el fideicomisario, usted controla el fideicomiso; si es el beneficiario, usted es dueño de los bienes. Después de su muerte, los bienes son transferidos a sus “beneficiarios sucesores” (herederos) sin tener que pasar por una legalización del testamento. Muchas personas también tienen un testamento de “respaldo” o “complementario”, en el que esencialmente “vierte” en su fideicomiso cualquier propiedad recientemente adquirida o adicional.

Poder Notarial Financiero. El documento (que se vuelve efectivo cuando el paciente no puede manejar sus asuntos) especifica quién tiene la autoridad de pagar sus cuentas, manejar sus bienes y llevar a cabo otros asuntos financieros si usted se incapacita.

Poder Notarial De Salud. Mediante este documento (efectivo cuando el paciente no puede manejar sus asuntos) se asigna a alguien para tomar decisiones médicas si a usted no le fuera posible hacerlo.

Testamento Vital. Informa a los doctores y hospitales de sus deseos en relación con los tratamientos médicos y procedimientos de reanimación que usted desea o no.

Revise y actualice sus documentos
• Si tiene alguno de estos documentos, fírmelos, póngales fecha, notarícelos y archívelos para resguardarlos en un lugar seguro.
• Revise los documentos periódicamente, especialmente si su situación familiar cambia (matrimonio, divorcio, un nuevo hijo, fallecimiento de uno de los beneficiarios, etc.)
• Compare los beneficiarios del testamento y del fideicomiso de aquellos nombrados en su seguro o planes de jubilación para eliminar conflictos.
• Antes de nombrar un albacea o poder notarial, asegúrese que están preparados para hacerlo.
• Nombre beneficiarios y albaceas substitutos en caso de que uno de ellos muera antes que usted.

Jason Alderman es autor de la columna semanal “Practical Money Matters” ( “Cuestiones Prácticas de Dinero”) www.practicalmoneyskills.com. También dirige el programa educativo financiero “Practical Money Skills for Life” (Destrezas Prácticas para el Manejo de Dinero de por Vida)  (www.practicalmoneyskills.com <https://visa.cmail5.com/t/y/l/hltlhj/tkditytyd/r> ), así como los programas de educación financiera de Visa.

Esta columna no pretende sustituir los consejos y ayuda legal que sólo un experto en la materia puede brindar.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes