Cada año, los delincuentes roban miles de millones de dólares a los programas de seguro de salud del gobierno y privados. El fraude no sólo les roba dinero a las personas mayores y a los contribuyentes, sino que también sube los costos de atención médica para todos.

¿Y qué está haciendo el gobierno de Estados Unidos acerca de esto? La administración del Presidente Obama mantiene una política de cero tolerancia hacia el fraude y el abuso de la atención medica, y sí está funcionando. Gracias a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, tenemos más herramientas y recursos que nunca para detener el fraude.

El año pasado se  registró la recuperación más grande anual de dinero de Medicare y Medicaid en la historia de Estados Unidos. Se recuperaron 4 mil millones de dólares robados de los programas federales de cuidado médico que se devolvieron al Fondo Fiduciario de Medicare, la Tesorería de Estados Unidos y otros programas del gobierno.

Estamos mandándoles claramente a los estafadores el mensaje de que el fraude ya no es negocio. Con la ayuda del Equipo de Prevención y Ejecución Contra el Fraude de Servicios de Salud  (HEAT  por su sigla en inglés) y el Equipo de Persecución para Combatir el Fraude  de Medicare en ciudades en toda la nación, nuestras acciones ahora son más enérgicas y proactivas en busca de malhechores.

Durante el año fiscal 2010, se presentaron 140 acusaciones relacionadas con el fraude contra 284 acusados que colectivamente facturaron a Medicare más de 590 millones de dólares. Y 146 de los acusados fueron condenados a penas de prisión por un promedio de más de 40 meses.

Estamos haciendo una transición del antiguo sistema de pagar primero y luego investigar las reclamaciones de cuidado de la salud. A través de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, tendremos una mejor capacidad de detener el fraude antes de que ocurra.

Mediante el uso avanzado de programas computarizados, la oficina de Medicare y las agencias estatales de Medicaid podrán detectar tendencias de facturación que pueden indicar el fraude de servicios de atención medica. Este sistema computarizado es similar a lo que las compañías de crédito utilizan para detectar fraude de tarjetas de crédito. Ahora, Medicare y las agencias estatales de Medicaid tienen el poder de detener temporalmente los pagos en casos de sospecha de fraude.

A menudo, la gente pregunta qué pueden hacer para protegerse contra el fraude. Hay varias cosas que pueden hacer para protegerse y para ayudar a combatir este problema.

• Proteja su información personal. Cuide sus números de Medicare, Medicaid y Seguro Social. Nunca le dé estos números a un extraño.
• No lleve siempre a la mano su tarjeta de Medicare o Medicaid, a menos de que la necesite. Sólo lleve la tarjeta a sus citas con el médico, visitas al hospital o clínica, o a la farmacia.
• Si alguien se presenta en su casa, o intenta venderle algo por teléfono, nunca les dé su número de Medicare, Medicaid o Seguro Social.  Aunque le digan que representan a Medicare, no es verdad. Medicare no llama o visita a nadie para vender nada.
• Lea cuidadosamente su Resumen de Medicare cuando le llegue cada tres meses. Asegúrese de que no se ha facturado por algo que no ha recibido, y que no hayan cobrado dos veces por lo mismo.
• Cuando ya no necesite estos documentos, destrúyalos de preferencia pasando los documentos por una trituradora de papel. Si solamente los tira a la basura, alguien podría sacar la información y robarla.

¿Qué debe hacer si usted sospecha fraude?

Tenga en cuenta que la mayoría de los proveedores son honestos, pero a veces cometen errores sin saberlo. Es posible que algo inicialmente parezca fraude pero termina siendo un simple error.

Llame a su médico, plan de salud o su proveedor de equipo médico para ver si se puede resolver el problema. Si su proveedor no le ayuda con sus preguntas o preocupaciones, o si no puede contactarlos, puede tomar uno de los siguientes pasos:
• Llame a 1-800-MEDICARE (1-800-633-4227). Un representante de Medicare de este número gratuito puede tomar su denuncia de fraude.
• Llame la línea directa del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos al 1-800-HHS-TIPS (1-800-447-8477).
• Envíe un correo electrónico a la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos [email protected]

Si usted no quiere que su nombre sea utilizado durante la investigación, no lo usaremos.
• También puede hablar con alguien en la Patrulla de Personas de la Tercera Edad de Medicare, una organización que entrena a las personas mayores a ayudar a detectar y detener el fraude. En California, llame a Anne Gray al 714-560-0309. EC

David Sayen es el Administrador Regional de Medicare de California, Arizona, Nevada, Hawaii  y los Pacífic Trust Territories

Para más temas de interés visite: www.elclasificado.com sección: Artículos
¿Comentarios? Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes