Para que el motor tenga un rendimiento adecuado, la chispa debe tener la intensidad y duración suficientes para que la mezcla se inflame eficientemente. Cuanto más grande sea la abertura, más intensa será la chispa. Cada motor tiene una abertura específica en las bujías. Como los electrodos se erosionan con el uso, la abertura se debe revisar periódicamente, ya que si ésta es muy grande, no habrá voltaje suficiente para que la chispa salte y, al contrario, sí es muy pequeña, la chispa no será lo bastante intensa para inflamar la mezcla de gasolina.

La chispa también se debilita si hay polvo, aceite o agua en el exterior del aislador, si éste está agrietado, o si los electrodos están sucios. En estas circunstancias la corriente ya no pasa del cable a la cabeza del motor por la vía normal, sino que se desvía. A estas desviaciones se les llama saltos o brincos. Una bujía con funcionamiento deficiente aumenta el consumo de gasolina entre 10% y 15% en motores V-8 y de 25% a 30% en los de cuatro cilindros. Actualmente se fabrican bujías que pueden tener un óptimo funcionamiento hasta por 10 mil millas, pero tienen componentes muy caros, como electrodos de platino.

Cómo elegir las bujías adecuadas
Estas pequeñas piezas varían en tamaño y características de funcionamiento según el tipo de motor y las condiciones de manejo. Al cambiarlas use siempre las que recomiende el fabricante del vehículo. Las bujías se clasifican por su gama de calor, o sea, la capacidad que tienen para conducir el calor de la punta del aislador al bloque de los cilindros. Las bujías calientes conducen el calor con lentitud y se mantienen calientes; las más frías conducen el calor con rapidez, manteniéndose más frías. Cuando las bujías están demasiado calientes, se ponen al rojo vivo e inflaman la mezcla de aire y gasolina antes de tiempo produciendo cascabeleo, y cuando están muy frías no queman los depósitos de carbón que se forman en los electrodos.

Los autos que hacen recorridos cortos en la ciudad necesitan bujías calientes, mientras que el que funciona en carretera o a alta velocidad necesitará bujías más frías para evitar sobrecalentamiento. Las bujías se deben revisar regularmente y limpiar o reemplazar cuando estén sucias o gastadas.

¿Qué quiere decir?
Depósito de carbón: Acumulación de carbón en ciertas partes internas del motor o en los electrodos de las bujías. Las bujías que presentan depósitos de carbón producen fallas y pérdida de potencia en el motor.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes