Así como la primavera es ideal para poner a punto su vehículo antes de la llegada de las altas temperaturas, una vez que éstas han pasado se debe repetir el mismo procedimiento, pero ahora preparando la unidad para que esté en óptimo funcionamiento durante los meses fríos.

“El otoño es un momento excelente para hacer mantenimiento y reparaciones al auto”, dice el experto Jim MacPherson. “Seguir una simple lista de verificación para el mantenimiento correspondiente le ahorrará tiempo y dinero, puesto que así prolonga la vida útil del vehículo y garantiza además una conducción más segura”.

Siga estos cuatro consejos claves
1. Revise las llantas. Los neumáticos pierden presión todos los meses y todavía más cuando las temperaturas bajan. Para mantener una presión adecuada, revise sus neumáticos una vez al mes y asegúrese de que estén inflados según los valores psi recomendados (están indicados en el panel de la puerta del lado del conductor, en el manual de propietario o, a veces, en los mismos neumáticos). También debería revisar regularmente el desgaste de la parte lateral en las llantas y reemplazarlas cuando se detecte un desgaste excesivo. Si ya pasaron más de 5,000 millas desde la última rotación realizada, es importante hacerlo otra vez porque se corre el riesgo de que un neumático se desgaste más que el resto. Por último, si vive en una región con temperaturas bajo cero durante los meses de invierno, este es un buen momento para obtener neumáticos especiales de temporada.

2. Cambie a aceite sintético. Las temperaturas más bajas pueden agregar presión al motor. Para prevenir el desgaste, cambie el aceite y el filtro tal y como se indica en el manual. Cambiar a un lubricante sintético ayudará al auto a funcionar con más eficiencia.

3. Dé servicio al sistema anticongelante. Se debe revisar el radiador para detectar fugas y niveles bajos. Asimismo, se debe purgar y volver a llenar según recomiende el manual de propietario. Cuando realice el control, recuerde, nunca destape el radiador hasta que el motor se haya enfriado por completo. Si bien generalmente se asocia a este líquido con temperaturas altas, el anticongelante de un vehículo también es importante en los meses más fríos para garantizar que el vehículo pueda resistir las frías temperaturas. Una mezcla 50/50 de anticongelante y agua destilada es lo que normalmente se recomienda.

4. Inspeccione el nivel de los líquidos. Verifique los fluidos de los frenos, la transmisión, el limpiaparabrisas, etc. Si están muy sucios hay que reemplazarlos y si son insuficientes llenarlos a los niveles adecuados. Siguiendo estas simples medidas preventivas ayudará a que su auto esté en buenas condiciones y evitar imprevistos mecánicos justo cuando menos los necesita.

Información cortesía de Featurettes

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes