Cuando un vehículo ha perdido el encanto a los ojos de su dueño, y si éste cuenta con los medios necesarios para adquirir otro sin tener que dar a cambio o vender el que tiene actualmente, existe la opción de donarlo a instituciones caritativas que todavía le puedan dar buen uso. Claro, suponiendo que el auto usado estén en condiciones de seguir recorriendo algunas millas más.
Las siguientes recomendaciones le ayudarán a donar su vehículo beneficiando a ambas partes por igual. Recuerde que una donación de este tipo puede ayudarle a la hora de presentar su declaración de impuestos.

Lo primer que debe considerar es evitar los servicios de un intermediario, ya que en la mayoría de las veces suelen ser organizaciones lucrativas que se quedan con una parte sustancial de lo que se genera durante el proceso de donación, llegando en ocasiones a embolsarse hasta el 90 por ciento.

Trate de encontrar una entidad benéfica que se encargue directamente de los trámites de la transacción, para que se queden con el total de las ganancias. Si es necesaria la intervención de un tercero, averigüe con qué porcentaje se quedará la institución caritativa.

Si el auto funciona, manéjelo usted mismo al lugar al que lo dará en donación, así evitará incurrir en gastos de remolque por grúa. Cerciórese de que la institución de caridad esté validada como tal por una agencia del gobierno, lo cual es una ventaja porque las donaciones dirigidas hacia esa institución serán deducibles de impuestos.

Transfiera correctamente el título de propietario al centro de caridad que haya elegido, esto para evitar futuras multas que ya no le corresponden al donador.
Tenga en cuenta que en ocasiones el vehículo no es usado por la institución, sino vendido a terceros para obtener ganancias. Si no hizo el cambio de nombre del propietario y el auto se vende a otra persona, el donante continuará apareciendo como dueño y responsable del vehículo.

Por ultimo, sea honesto cuando valore los autos usados. Ya antes hubo problemas de fraude con autos donados, lo que motivó a que el IRS tomara medidas al respecto con el resultado de que ahora, la deducción se determina una vez que el coche se vende y la institución caritativa envía un recibo al donante indicando la cantidad exacta que se obtuvo al subastar el auto.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes