Las empresas de alquiler de autos solían hacer lo posible para que el consumidor se sentara en el asiento del conductor con facilidad, pero hoy en día fijan la gasolina en precios excesivos, utilizan argumentos de venta agresivos y aplican elevados costos adicionales.

“Actualmente, los consumidores deben tomarse el tiempo para estar seguros que no pagarán más de lo necesario”, comenta Jeff Blyskal, editor de Consumer Reports.

Preste atención a los siguientes engaños la próxima vez que un vendedor lo presione:
1. Cada cosa adicional tiene un precio. No acepte nada sin saber el precio. Esto incluye navegación por GPS, radio satelital y los asientos de seguridad para niños. Los consumidores que deban hacer frente a recargos no divulgados deberían quejarse con su compañía de tarjeta de crédito. Asegúrese de preguntar sobre estos posibles costos ocultos: devolución tardía o anticipada del automóvil, paso por una cabina de peaje electrónica, servicio de carretera en caso de que el conductor se quede sin gasolina o dejar las llaves dentro del auto, y costos administrativos relacionados con multas de estacionamiento e infracciones de tránsito.
2. Promoción agresiva de seguros. Los arrendadores tal vez intenten venderles agresivamente un seguro que limite su responsabilidad por daños por un valor que oscila entre los 60 a 250 dólares por semana. No lo tome. Tal vez usted ya esté cubierto por la póliza de seguro de su propio auto. Algunas tarjetas de crédito también ofrecen protección. Sólo cerciórese de que su póliza personal cubra alquiler de autos y los viajes de negocios y de que pague el “valor completo” de una pérdida, los costos administrativos, el remolque y la “pérdida de uso”. También debe cerciorarse de que sea válida en el extranjero y de que cubra a un segundo conductor o reclamos integrales (como fuego, robo e incendio).
3. Reclamos por abolladuras y rayones. Siempre pague con tarjeta de crédito, para que los cargos inadecuados puedan reclamarse. Inspeccione completamente el automóvil al momento de retirarlo y haga constar todo los daños que detecte en los papeles que firme, a la vez que debe exigir una copia con fecha y firma. Haga lo mismo al devolver el vehículo. Si es antes o después del horario hábil, saque fotos del automóvil para documentar su estado.
4. Devuelva el vehículo con gasolina. Si no, deberá pagar hasta 8 dólares por galón para que la agencia llene el tanque. Otros sobreprecios en la gasolina pueden no ser tan obvios. Por ejemplo, la opción de compra de combustible de Hertz –comprar un tanque lleno al precio por galón preponderante en la zona– podrá parecer una buena oferta, pero el consumidor paga por un tanque lleno incluso si solo utiliza una fracción de él. Para evitar una sorpresa, siempre llene el tanque antes de devolver el vehículo.
5. Decline el ofrecimiento de mejorar la categoría. En los años de bonanza económica, las agencias tenían más automóviles que los que podían alquilar. Hoy, las existencias son más ajustadas, así que no espere que le ofrezcan un vehículo más cómodo sin costos adicionales. Peor aún, los arrendadores pueden intentar convencerlo para que alquile un automóvil más costoso. Si el agente le menciona un modelo específico, consulte sobre otros autos en el mismo grupo.

Consumer Reports también sugiere buscar ofertas en sitios como Travelocity y Expedia, y luego llamar a una ubicación en particular para negociar la tarifa más baja. También consulte otras compañías como Ace Rent a Car, Pay Less y Midway. Grupos como AAA, AARP, Costco y otros, pueden ofrecer descuentos. EC

Información cortesía de PR Newswire

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes