Hyundai es la más reciente en una cifra creciente de fabricantes de automóviles que confrontan dificultades a causa de los problemas en las economías japonesa, estadounidense, india y europea, y la demanda insuficiente de coches. Por su parte, Nissan Motor Co., Kia Motors y otras compañías de todo el mundo están realizando numerosos despidos y reajustando la producción. Incluso las populares Toyota Motor Corp. y American Honda Motor Company están desacelerando la producción en los Estados Unidos, y postergando los planes de expansión de plantas.

En un artículo publicado en el 2008 por el diario The New York Times, se reporta que los trabajadores de la fábrica de camiones Toyota Tundra estaban alternando entre cursos para el manejo adecuado de las herramientas, fomentar relaciones con colegas de otras procedencias étnicas, y realizando otras tareas decididamente ajenas a la fabricación de vehículos, como la limpieza de parques locales y trabajando en comedores para desamparados. La mayoría de estos trabajadores afirmó que, si bien prefería construir camiones, la disminución de las ventas los obligó a realizar estas labores, a lo cual accedieron a fin de no perder sus fuentes de empleo.

Una de las compañías que recibieron préstamos del gobierno federal para sobrevivir a esta crisis fue GM, que a pesar de haber recibido 30 millones de dólares, existe la duda de si puedan seguir operando sin tener que declararse en bancarrota. La empresa dijo que su futuro depende en gran medida de un plan de viabilidad que presentaron al gobierno. Cabe señalar que la empresa tuvo pérdida de más de 30 millones de dólares durante el 2008, debido en gran parte a la actual crisis en todo el mundo y a la rápida reducción de ventas de unidades en los Estados Unidos. 

Qué opinan los expertos

Según la publicación Automotive News, los analistas financieros afirman que la disminución de las ventas de automóviles proseguirá hasta el 2010, y que hay escasas oportunidades de que la situación mejore antes de esa fecha.

A pesar de la escasa demanda, no parece haber ningún esfuerzo por parte de los concesionarios nacionales para aumentar el interés de los clientes en sus productos. Además, aparentemente los compradores potenciales están empleando la estrategia de “esperar a ver”, porque muchos creen que los precios del combustible no permanecerán bajos durante mucho tiempo, lo cual podría afectar también las compras futuras de automóviles.

Información cortesía de Contexto Latino

¿Comentarios? Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes