¡Pero no puedo!… ¡Pero no puedo!…
su veste negra me causa miedo,
sus cuencas frías me dan pavor,
y así razono y así me digo:
“Si hoy es la vida cruel conmigo,
¡quizás mañana será mejor!”…

Pasó la muerte,
Serena y fuerte..
La vi alejarse desde el balcón…
y, aquella tarde sin yo quererlo
sin yo sentirlo, sin yo saberlo,
¡se fue tras ella mi corazón!

Anuncios de interés en Los Ángeles