La Selección Mexicana derrotó a Camerún en su primer partido del Mundial, dejando buenas sensaciones entre los aficionados

El estadio Das Dunas de Natal se vistió de verde con miles de mexicanos apoyando desde las tribunas a su selección. Ataviados con sus playeras distintivas, con máscaras de luchadores, con penachos y bigotes revolucionarios, el jugador número 12 no le falló a un México que debutó con el pie derecho su participación en el Mundial brasileño.

Desde la entonación del Himno Nacional se presagiaban buenas cosas. El orgullo se sentía, se palpaba en el ambiente, a pesar de la lluvia torrencial que se desparramó  durante todo el partido.

El equipo dirigido por Miguel Herrera salió a la cancha con sobriedad, con seguridad y con buena posesión del esférico. Desde el inicio del partido quedó demostrado el dominio de un México que tocaba, que se movía, que apretaba y que llegaba a territorio enemigo con peligrosidad.

La gente que seguía el partido por televisión vio crecer su confianza con el andar de los minutos. En la cancha, Gio dos Santos fue el motor del ataque azteca y un dolor de cabeza para la zaga de Camerún. El jugador del Villarreal propició el gol de Oribe Peralta, oportuno como siempre.

El combinado azteca sembró ilusiones. Siempre es positivo comenzar con una victoria. Brasil y Croacia siguen en el camino rumbo a la segunda ronda. Por lo visto en este grupo, los aztecas bien le pueden arrebatar un punto a los anfitriones. La cita del 17 en Fortaleza será una batalla por el liderato. Pero hay que estar atentos al arbitraje, un tanto errático en el arranque del torneo.

Regresando al accionar de México en el partido inaugural, cabe destacar el desempeño de todo el equipo, incluyendo al meta Ochoa y al siempre criticado “Maza” Rodríguez. Los dos estuvieron a la altura. Hay que ver si el equipo mantiene la movilidad, la voluntad y el traslado del balón. Por lo pronto el tricolor mantuvo viva la ilusión de tener un buen Mundial. Falta mucho, pero ha sido un gran comienzo. EC

Más artículos de interes