Además del cepillado regular hay otras medidas importantes que muchos padres deben conocer y enseñar a sus hijos

Muchos padres se preguntan si algunos niños son más susceptibles que otros a tener caries. La respuesta es sí. Algunas personas posiblemente tengan más predisposición para las caries que otras, incluso en una misma familia.

Las caries se presentan cuando áreas en la dura superficie de los dientes se dañan y desarrollan cavidades, o caries. Si no se tratan, las cavidades se agrandan, y con el tiempo se presenta dolor, infección y pérdida de dientes. Una combinación de factores puede causar caries, incluyendo las bacterias de la boca, una mala limpieza dental, y el consumo abundante de bebidas y alimentos azucarados.

Cepillarse los dientes al menos dos veces al día — e idealmente después de cada comida — es aún una de las mejores maneras de prevenir caries. Usar un cepillo eléctrico con cabeza rotatoria es una buena elección, ya que realiza una mejor limpieza dental que los cepillos manuales.

Asegúrese de que el dentífrico utilizado por la familia contenga flúor, ya que las investigaciones han demostrado que es efectivo en la reducción de caries. Asimismo, muchos dentistas aplican tratamientos de flúor durante las revisiones dentales.

Pregunte al dentista sobre la aplicación de selladores dentales en los dientes de los niños. Un sellador es un recubrimiento protector aplicado sobre la superficie de masticación de los dientes posteriores, que sella los surcos que tienden a acumular restos de comida y protege así el esmalte dental. Los Centros para Control y Prevención de Enfermedades recomiendan selladores para todos los niños en edad escolar.

Los niños deberían usar hilo dental tan pronto como fuera posible, ya que es la manera más efectiva de eliminar las partículas de comida y la placa dental entre los dientes. Procure que usen el hilo dental al menos una o dos veces al día. Disminuir el consumo de bocadillos y bebidas que contienen azúcar ayuda también a prevenir las caries en los niños. 

Finalmente, lleve a sus niños al dentista regularmente. La mayoría de los niños necesitan revisiones dentales dos veces al año, aunque algunos pudieran requerirlas más a menudo. EC 

Con información de Mayo Clinic

Compartir

Más artículos de interes