Un reporte indica que pagar la universidad es menos asequible que en el 2008, incluso teniendo en cuenta la ayuda financiera

En muchas ocasiones el poder ir a la universidad se convierte en una carga muy pesada por el costo que implica, pero de acuerdo a un estudio publicado por el Institute for Research on Higher Education de la escuela de posgrado en educación de University of Pennsylvania  (Penn GSE), las decisiones hechas por los líderes políticos e institucionales han hecho que asistir a la universidad sea menos asequible en todos los 50 estados, con consecuencias reales para las familias estadounidenses, lo que demuestra la dificultad que encaran muchas familias de ingresos bajos y moderados para pagar la universidad incluso después de tener en cuenta la ayuda financiera.

El estudio –realizado por Joni Finney de Penn GSE; William Doyle, profesor adjunto de política pública y educación superior del Peabody College de Vanderbilt University; Patrick Callan, presidente del Higher Education Policy Institute (HEPI) y Darcie Harvey, analista en jefe de políticas del HEPI– muestra los posibles efectos devastadores sobre la economía y el tejido social de los Estados Unidos si los estados y las universidades no logran hacer cambios significativos.

Otros hallazgos del estudio

• Incluso en los estados con mejor desempeño, la universidad es menos asequible de lo que era en 2008.

• La geografía puede determinar el nivel de oportunidad. Los costos de la universidad, la ayuda financiera disponible y las opciones institucionales varían ampliamente según el estado, a veces dentro de la misma región. Por ejemplo, Pennsylvania se clasifica en la posición 49 en este estudio, mientras que el estado vecino de Maryland se clasificó en el sexto lugar.

• La ayuda financiera no rinde tanto como antes. A pesar de que hay más ayudas disponibles, no se han mantenido a la par con el aumento en los gastos de educación.

• La mayoría de las universidades comunitarias, que han sido históricamente una puerta de entrada a la educación superior, ya no pueden ser consideradas como una opción asequible.

• Los estudiantes ya no pueden cubrir sus gastos trabajando mientras estudian en la mayoría de los estados (o en la mayor parte de las instituciones de educación superior). En muchos estados, incluso los salarios a tiempo completo no bastan para cubrir el costo de asistir a la universidad a tiempo completo.

• Estas barreras económicas son una razón clave de la persistente brecha por obtener una educación universitaria entre los blancos y las minorías, y en algunos casos dichas barreras han aumentado, aun cuando la población sigue diversificándose.

• Se prevé que para el 2020, todos los estados quedarán lejos de tener suficientes graduados universitarios para satisfacer sus necesidades de fuerza laboral. En muchos casos, ni siquiera se acercan al número de graduados que necesitan.

En conjunto, estos resultados revelan una nación que está mal posicionada para el presente, y peor aún para el futuro. Si no hay cambios en las políticas de accesibilidad, advierten los investigadores, la educación superior se convertirá en otro mecanismo para una mayor estratificación de los Estados Unidos. EC 

Con información de PR Newswire

Más artículos de interes