El equipo norteño está a 180 minutos de llegar a la final del torneo sudamericano con un plantel de puro músculo

Al “Tuca” Ferretti ya no le queda de otra más que volcarse por el título de la Copa Libertadores. Sus Tigres están arañando la final, algo que solo han logrado hacer Cruz Azul y Chivas, pero ninguno ha ganado el torneo. Los felinos podrían hacer historia. Un momento… primero hay que eliminar al Internacional de Porto Alegre. Este miércoles 15 es el primer roce en casa de los brasileños. La vuelta será 7 días después en el Volcán. Duelo en la cancha y en las gradas.

La directiva de los norteños soltó mucho billete para reforzar al equipo de cara al torneo local que comienza el 24 de julio, pero Ferretti de seguro echará mano de los recién llegados para su compromiso en la Libertadores. Jürgen Damm, André Pierre-Gignac, “Ike” Uche y hasta Javier Aquino están a la orden. Le dicen el nuevo Ferrari amarillo.

“Estamos mentalizados en que oportunidades como estas no podemos dejarlas pasar”, manifestó Damián Alvarez ante la posibilidad de acceder a la final del torneo y llevarse la Copa. Qué gran oportunidad para el “Tuca”, de soltarle las riendas a sus fieras. En la parte de arriba Tigres tiene dientes de sable. Además de los refuerzos mencionados aparecen “La Chilindrina” Alvarez, Joffre Guerrón, “El Paleta” Esqueda, Gerardo Lugo y el brasileño Rafael Sobis, este último un ex referente del equipo Inter que ahora tendrá como enemigo. “Quiero hacer historia con Tigres”, declaró en una entrevista el delantero.

Primero hay que salir de este pleito con los de Porto Alegre, equipo duro de pelar y que fue campeón en el 2010 a costa de las Chivas. Luego quedará el que gane del duelo River Plate-Guaraní, donde los de la franja tienen los nomios a favor. Sería un lindo reto para los felinos volverse a encontrar con los argentinos disputando la final y de una vez por todas quitarse del costado esa espinita que lastima a todos los mexicanos.

El cuadro amarillo ha tenido buenos partidos de preparación para no oxidarse con la pausa en el torneo local. La maquinaria está en marcha y si el “Tuca” no juega a lo Mourinho, Tigres tiene todo para hacer historia. EC

Más artículos de interes