Redacción EC | 11 de febrero del 2013.

 

Son más de 70 años de estar en pie. Un testigo mudo del encanto y el progreso de la ciudad de Visalia. Gracias al estilo colonial español de su arquitectura exterior, el Visalia Fox Theatre es uno de los íconos más representativos de Visalia, una puerta de entrada a uno de los parques nacionales más famosos de Estados Unidos, el de las secoyas gigantes, y a la majestuosa Sierra Nevada.

El edificio se yergue triunfante justo en la calle Main. Data de 1930, cuando fue levantado como parte del emporio ci-nematográfico de la 20th Century Fox, de allí el nombre. A través de los años ha cambiado muy poco y después de haber funcionado también como salas de cine, desde 1999 y bajo el manejo de sus nuevos propietarios –Visalia Friends of Fox– el inmueble es casa de la Orquesta Sinfónica del Condado de Tulare, y también se llevan a cabo allí conciertos y eventos especiales.

Para cuando usted lea esta nota, una comisión oficial destacada en Sacramento habrá votado si deciden incluir al Teatro Fox en la lista del Registro Nacional de Lugares Históricos, una distinción que hasta el momento solo tienen otros cuatro edificios: The Bank of Italy (conocido actualmente cono The Bank of the Sierra); The Hyde House ubicado en la calle Court; la oficina postal en el centro de la ciudad; y el Sequoia Field al norte de Visalia, que fue un lugar de entrenamiento para pilotos de la Segunda Guerra Mundial.

De acuerdo a una nota publicada en Fresnobee.com, todo parece indicar que el resultado de la votación será positivo, y que este legendario inmueble será elegido como lugar histórico. De esta forma, la mayoría de residentes de Visalia y sus alrededores que hayan visitado este sitio podrán presumir de haber sido parte de la historia de esta próspera comunidad.

Para los que lleguen de otros lugares, ahora el Teatro Fox será uno de los destinos preferidos para pasarla bien escuchando a la orquesta local o presenciando uno de los numerosos conciertos y obras musicales que se llevan a cabo en sus instalaciones, y de paso ser testigos de este edificio histórico, un orgullo no solo de Visalia, sino de todo el estado de California.

EC

Compartir

Más artículos de interes