El Sur de California Anónimo

La imagen generalizada que se tiene del Sur de California es la de un paisaje con playas y palmeras. Sin embargo, Inland Empire se caracteriza por una variada naturaleza que poco tiene que ver con la esteriotipada imagen costera.

Mucho que ver, mucho que hacer

Así, en el norte de San Bernardino encontramos Arrowhead, una zona de montaña que ofrece rutas de senderismo y pistas de esquí para que con familia y amigos disfrutemos de la montaña tanto en invierno como en verano. Un buen lugar donde llevar a sus hijos es Lake Arrowhead Children’s Museum (28200 Hwy 189, Lake Arrowhead, CA 92352/ De lunes a domingo de 10 a.m. a 5 p.m./ Niños $5 y adultos $4). Un museo muy peculiar en el que los niños menores de 12 años pueden realizar manualidades, escuchar cuentos, cocinar y hacer puzzles mientras aprenden. En esta área se encuentra también el famoso lago Big Bear donde se puede navegar, pescar, pasear en bicicleta, practicar deportes de nieve o montar a caballo.
Otra excursión en familia que no puede perderse es la visita a las casas de estilo victoriano en Redlands. Estas 350 mansiones, denominadas Marmalade Mansions, fueron construidas entre 1895 y 1910. Sus dueños eran personas que consiguieron su fortuna a través de la industria de los cítricos. También en la localidad de Redlands puede disfrutar de los conciertos y eventos culturales que el Redlands Bowl ofrece gratuitamente en verano (Info: 909-793-5086).

En la zona de Riverside nos encontramos con Rancho Jurupa Park (Crestmore Road, 909-684-7032), un parque que forma parte de Santa Ana Regional Park y en el que podrá hacer senderismo (perros admitidos con correa) y disfrutar de un picnic en la naturaleza. Si le interesa conocer el pasado y la cultura de Riverside visite el Heritage House (8193 Magnolia Ave./Info: 909-826-5273), una casa-museo de 1892. Guías vestidos con trajes victorianos le mostrarán las habitaciones y propiedades de la casa con mucha historia que contar.

Más al oeste, en la ciudad de Ontario, cabe destacar un parque que hace las delicias de muchas familias de la zona. Se trata de Cucamonga-Guasti Regional Park (800 N. Archibald Ave/ Info: 909-481-4205), 150 acres con dos lagos donde se puede nadar, alquilar botes de pedales y pescar (trucha, siluro y lubina). El área de recreación también posee zona de juegos para los niños, campo de voleibol y mesas y parrillas donde cocinar.

Inland Empire es también la región que acoge uno de los últimos tramos de la mítica Route 66. Esta carretera nacional se comenzó a construir en 1926. Nace en Chicago y termina en Santa Monica, CA y a diferencia de otras rutas este camino no tiene un trazado recto, lo que permite encontrarse con pequeños pueblos que pasan desapercibidos en otras rutas nacionales. A lo largo de Victorville y San Bernardino se pueden ver restos de esta famosa carretera. Esta salida a la costa del Pacífico supuso que muchas personas de clase baja y media pudiesen cumplir su sueño de viajar a California y emprender una nueva vida en una tierra que ofrecía más oportunidades. Así, Ontario acoge Route 66 Territory Museum, donde aprenderá toda la historia de este camino y sobre la industria vinícola y cítrica local.

Los viñedos de Temecula

Y si hablamos de vinos y de Inland Empire no podemos dejar de nombrar a Temecula. Este valle privilegiado con un clima cálido y suaves colinas fue habitado por los indios temecula. El padre franciscano Juan Norberto de Santiago llegó a esta región en 1797 y fue el primer hombre blanco en pisar estas tierras. En 1831 una colonia de anglosajones se estableció en este territorio y 10 años más tarde California dejó de ser parte de México para convertirse en un estado más de la Unión Americana.

Temecula posee unos 16 viñedos que abren sus puertas para que el turista pueda catar (y comprar) sus vinos. Temecula Winerys (Autopista I-15 salida Rancho California Road) cobra unos $5 por la cata de una copa de vino y el horario en general es de 10 a.m. a 4:30 p.m.

El centro de la ciudad, llamado Butterfield Square, es un lugar muy visitado por turistas por mantener una apariencia muy fiel al antiguo oeste.

Como ven Inland Empire no es solo grande en palabras, sino también en historia y lugares para visitar. ¡Aproveche sus fines de semana, explore Inland Empire!

SHARE

Más artículos de interes