Los críticos prevén un camino angosto por un puesto en las estatuillas doradas de este año, con una notable cosecha de buen cine y grandes interpretaciones

Luca Verne. Los Angeles | 27 de Diciembre de 2013

La falta de agallas en Hollywood es más notable que nunca. Las apuestas arriesgadas ya no lo son, sino osadías a ojos de los responsables financieros de los estudios, empeñados en mantener la fórmula previsible de las franquicias. Es indudable que la industria vive instalada en una era de superhéroes como recurso facilista para atraer al público al cine. Por eso, no deja de ser sorprendente que al final de una temporada como la del 2013, se haya producido semejante concentración de películas con ganas de hacer ruido en los Oscar. Dicen los críticos que será una de las carreras más apretadas que se recuerdan.

De momento, y con las nominaciones de los Globos de Oro y el SAG en la mano, se adivina el protagonismo de ciertas películas. De todas, “Doce años de esclavitud” ha conseguido destacar entre la manada, una historia de épica, libertad y sometimiento de la raza negra, temas siempre del gusto de la Academia de Hollywood.

Cuenta con un tipo tan osado en su cine como Steve McQueen. Suyas son “Hunger”, “Shame” y ahora la cinta protagonizada por el principal candidato a hacerse con el Oscar a mejor actor, Chiwetel Ejiofor.

No será la única película con fuerte presencia de actores afroamericanos y temática de raza. “El mayordomo”, de Lee Daniels, también está en esa terna de elegidas. Aunque para reparto, “La gran estafa americana” sobresale, con Jennifer Lawrence como presencia in crescendo. Puede que sea un filón para David O. Rusell, el director, con Rachel Adams, Christian Bale y Bradley Cooper como opciones para colocar entre los finalistas

Queda la duda de Woody Allen y de Martin Scorsese, dos genios vivos del cine, con películas para competir. Al sempiterno neoyoquino le fue de maravilla con “Blue Jasmine” en su vuelta a los rodajes en Estados Unidos. Y si Cate Blanchett, su actriz protagonista, no se hace con el Oscar a mejor actriz, será solo por un milagro, de acuerdo a las últimas quinielas.

Más complejo parece el caso de “El lobo de Wall Street”, uno de los últimos coletazos de Scorsese y un filme con serios detrimentos como su excesiva duración, su fuerte carga erótica y sus excesos con las drogas. Veremos. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes