El costo promedio para remodelar una cocina ronda los 56,000 dólares, de acuerdo a la revista Remodeling. Pero si su presupuesto es limitado, ésta es una gran alternativa: invertir unos 100 dólares dándole a su cocina una nueva apariencia con una nueva capa de pintura.

 

“Muchas personas subestiman el cambio increíble que se puede lograr en una cocina con un poco de imaginación y un par de latas de pintura”, asegura Debbie Zimmer, experta en color del Paint Quality Institute.

Para empezar, la especialista recomienda visitar los sitios web de importantes compañías de pintura. En muchas encontrará ideas con paletas de pintura creadas por expertos profesionales en color, y herramientas de “visualización” que le permiten probar sus colores en internet.

 

Una vez establecido el patrón de color, es hora de pintar. Comience sacando las puertas de los estantes, así como las bisagras y las manijas. Si va a usar nuevamente esos accesorios, colóquelos en una bolsa plástica para que no se le pierdan. Después de colocar trapos o papel periódico para proteger el suelo, pinte primero el techo, luego las paredes, y finalmente los remates.

 

Para un mantenimiento fácil, use pintura de látex acrílico al 100% semi-satinada, que resistirá las manchas y se podrá cepillar mejor que una pintura convencional. Luego, tendrá que volver a enfocarse en los estantes. Limpie los estantes y sus puertas con una solución desgrasadora para eliminar la suciedad. Cuando se sequen, lije todo para eliminar cualquier residuo de pintura y proporcionarle un mejor “agarre” a la pintura nueva.

 

Use un paño húmedo para limpiar cualquier polvo creado por el lijado. Luego, aplique una base de látex de calidad a los estantes. Use un rodillo donde pueda, y una brocha pequeña donde se necesite. Deje que la base se seque hasta el día siguiente.

Termine los estantes de la misma manera, aplicando una use pintura de látex acrílico al 100%. Aquí también podrá usar una terminación satinada o semi-satinada, pues son más resistentes a las manchas y más fáciles de limpiar. Pero no vuelva a instalar las puertas. Espere a que la pintura se seque totalmente.

Lo que resta es contemplar su obra y asombrarse por los miles de dólares ahorrados al hacer el trabajo usted mismo. Para obtener más información visite: www.paintquality.com. EC

 

Información cortesía de Metro Editorial Services

Compartir

Más artículos de interes