En un mundo perfecto todos tendrían el proverbial árbol de billetes en su patio para financiar las renovaciones. Pero como en la realidad esto no ocurre, si no se tienen los fondos necesarios para financiar el proyecto, habrá que buscar la ayuda de un prestamista. Antes de hacerlo, tenga en cuenta de que hay formas inteligentes y erradas de pagar por las remodelaciones del hogar. Aquí las tiene.

Antes de pedir un préstamo o financiamiento, es mejor examinar el entorno financiero en general. ¿Cómo se corresponde esa mejora con su situación actual? Si le cuesta trabajo pagar sus cuentas mensuales, probablemente no sea una buena idea invertir en una renovación. Idealmente, se debe contar con tres meses de ahorros en el banco, ya sea en una cuenta de retiro o de pago de estudios, y no dejar que las renovaciones interfieran con esas obligaciones.

OPCIONES INTELIGENTES
Las maneras más inteligentes de financiar las mejoras del hogar son aquellos métodos mediante los cuales pueda recibir reducciones de impuestos, o pagar el menor interés posible. El préstamo en base al valor de la propiedad es una de las mejores formas de hacerlo. Estas son sus opciones:

Préstamo sobre el valor de la propiedad: Adecuado para un proyecto único de remodelación. La cantidad que recibe y la tasa de interés son fijas al inicio del préstamo. Estos préstamos duran generalmente entre 5 y 30 años, y pudieran tener costos de cierre de $1,000 aproximadamente.

Línea de crédito sobre el valor de la propiedad (HELOC): La HELOC opera de forma similar a una tarjeta de crédito. Se pide prestada la cantidad necesaria para financiar, contra el valor de la propiedad. El aspecto negativo es que la HELOC tiene usualmente una tasa de interés variable, por lo que debe prepararse a seguir pagando incluso si la tasa de interés aumenta considerablemente. Los pagos del interés se pueden descontar de los impuestos, y las cuotas de cierra son bajas, por lo general de unos $50.

Refinanciamiento: Se reemplaza la hipoteca existente con una de mayor cuantía, usando una porción para pagar la primera hipoteca, y la restante para financiar las renovaciones., generalmente es una buena opción si las tasas de interés han bajado, o si estará en la vivienda el tiempo suficiente para recuperar los gastos de financiamiento.

Préstamo contra planes 401k: La ventaja de esta opción es que usted se paga a sí mismo en vez de al banco. Sin embargo, si pierde el empleo o se marcha del mismo antes de pagar el préstamo, se le exigirá abonar la cantidad que falta rápidamente, o enfrentarse a penalidades.

OPCIONES MÁS RIESGOSAS
Algunas personas no cuentan con un valor de propiedad suficiente ni con planes de retiro contra los cuales pueden solicitar un préstamo, por lo que deben buscar otros métodos. Cuando se pide dinero prestado de esta forma es preciso ser prudente, pues las cosas podrían perjudicarle en vez de beneficiarle.

Préstamos de construcción: Los préstamos de construcción son adecuados si el alcance de su proyecto es tal que necesita fondos considerables. Estos préstamos a corto plazo y solo interés son creados para ser sustituidos por una hipoteca regular una vez que se concluye el proyecto. Se basan en los costos de construcción, el valor futuro de su casa, o ambos.

Tarjetas de proyectos emitidas por centros de mejoras para el hogar: Muchas cadenas de centros de mejoras para el hogar expiden sus propias tarjetas de crédito con promociones y cero por ciento de interés por una cuota introductoria. Si puede pagar la cantidad solicitada en seis meses o menos, es una buena opción. Pero pueden ser más costosas si no las paga en el tiempo reglamentario, y comienza a acumular un 18 por ciento de interés.

Tarjetas de crédito: Las tarjetas de crédito pueden ser riesgosas si no puede pagar inmediatamente las compras por renovación, por lo cual, las altas tasas de interés o aquellas que eran bajas en principio y aumentan descontroladamente podrían costarle al final mucho más que la suma original que se proponía gastar.

Préstamos de contratista: Tenga mucho cuidado con los préstamos que le puede proporcionar un contratista, pues lo que aparentemente es un buen negocio pudiera terminar en estafa. Es mejor buscar un prestamista independiente.

Préstamos de margen: Se puede pedir dinero prestado contra el valor de sus inversiones a muchas casas de corretaje bursátil. Pero, ojo, una caída súbita del Mercado podría resultar a una “recolección de margen”, o sea, que debe pagar instantáneamente el préstamo. De lo contrario, el corredor venderá las inversiones que respaldaban al préstamo.

Un experto financiero puede analizar los beneficios y aspectos negativos de estas opciones de financiamiento. Sólo debe tener en cuenta que el financiamiento y la economía van de la mano. En una economía con problemas, los prestamistas serán menos propensos a otorgar préstamos riesgosos, y pudieran investigar con más detenimiento su solicitud que en un mercado floreciente.

Compartir

Más artículos de interes