Y el baño de los niños es precisamente eso: para niños. Para lograrlo, pon a funcionar tu creatividad con un tema y accesorios adecuados, intentando mantener el orden en la mayor medida posible. Como cortesía de los sitios decorating-kid-rooms.com y creativehomemaking.com, te proponemos algunas formas rápidas y económicas para transformar ese segundo baño para el disfrute de los chicos de la casa.

1. Elige un tema: Como es el baño de tus hijos, compartan ideas para un tema de diseño. Si tienes un hijo y una hija, deberán escoger un tema que se adapte a ambos.

2. Las paredes deben ser de color neutral y fácil de limpiar: Opta por un empapelado de vinilo o pintura semi brillante en colores neutros. Neutro no equivale necesariamente a colores blanco, marrón o crema. También pueden ser amarillos suaves, verdes o azules pálidos. De esa manera, el color se mantendrá en la medida que tu hijo o hijos cambien intereses o estilos.

3. Personaliza los gabinetes existentes: Para animar esos gabinetes, sustituye los tiradores aburridos o manijas de las gavetas y puertas con perillas pintadas, con formas que complementen el tema elegido; o algo divertido. Por ejemplo, pega carros diminutos, piedras preciosas, etc., a manijas y pomos convencionales. También puedes pintarlos con rayas, flores, cuadros blancos y negros, garabatos, animales o cualquier otra forma que se te ocurra. O, si eres hábil con las herramientas y dispones de tiempo, confecciona tus propios accesorios con madera y formas sencillas (pero asegúrate de que tus hijos estén a una distancia prudencial mientras trabajas). Luego dales aparejo ¡y deja que el niño o la niña lo pinten!

4. Correspondencia de las ventanas con el tema elegido: Para lograr una apariencia personalizada, compra telas con el mismo tema y haz cortinas con la misma. Si no te gusta la forma de las cortinas convencionales, prueba a cortar una porción de tela alrededor del patrón impreso que tenga, y pégala en una persiana corrediza asegurándola con un sostén fusionable. O, simplemente, añade un borde al fondo de la persiana, como festones anchos, rizos, borlas, pompones o una franja de tela que combine.

5. Utiliza accesorios que den color vibrante y personalidad: Puedes dotar de color a las paredes neutras con accesorios tales como cortinas de baño de tela o vinilo, alfombras, bordes de empapelado, cuadros, cestos, etc. La decoración con accesorios de color combinado que se correspondan con el tema, darán una impresión de unidad en todo el baño. A continuación, algunas ideas para comenzar:
• Busca una tela brillante que se corresponda con el tema elegido, y haz tu propia cortina de baño. Sólo tienes que hacer un dobladillo arriba y otro debajo, y unos ojales para colgar los anillos que la sostendrán. También puedes confeccionar unos bolsillos de la misma tela, y coserlos a la parte frontal para guardar toallitas, cepillos, y otros objetos. Añade uno o dos ojales al fondo del bolsillo para que la humedad tenga un sitio por donde evaporarse.
• Adiciona cubiertas para la tapa del retrete y alfombras lavables con colores en correspondencia al tema. Conserva dos o tres juegos completos cuyo color se adecue al de las paredes, y tenlos a mano para intercambiarlos cuando uno de ellos esté “en la lavandería”. Así, cada niño podrá elegir un juego preferido.
• Personaliza las toallas cortando letras de tela y pegándolas con un punto de appliqué en la máquina de coser, o utilizando un fondo fusionable. ¡Sólo asegúrate de que las toallas no se destiñan!
• Decora un cesto con tu tema, utilizando cintas, animales pintados o calcados, u otros adornos, y llénalo con artículos de aseo como frascos de champú o tubos de dentífrico que puedan usar los niños.
• Si eres una persona bien creativa, prueba con algo más divertido aún, como pintar grandes esferas en las paredes utilizando platos de diferentes tamaños como guías para hacer los círculos, o con cuños de goma decorativos para hacer un diseño.
• Decora las losas con figuras hechas de esponjas comunes. Elige una forma sencilla y haz una plantilla con papel. Coloca la misma sobre la esponja, y corta los contornos con una cuchilla o tijeras. Limpia las losas con agua y jabón, y luego alcohol. Vierte la pintura en platos desechables para una limpieza más fácil. Presiona la esponja sobre la pintura, y luego aplícala sobre la pared. No muevas la esponja, sólo sepárala con cuidado. Deja que seque completamente, y aplica luego un acabado con poliuretano.

6. Organización: Los niños riegan en cualquier lugar que estén, y los baños no son excepción. Mantén la organización del baño haciendo lo siguiente:
• Guarda los juguetes de la bañera en una bolsa de malla colgada de ganchos de succión a un extremo de la ducha o bañera.
• Conserva el champú y los jabones líquidos en dispensadores que se peguen a la pared de la ducha.
• Coloca una torre de almacenaje sobre el inodoro.
• Codifica con colores las pertenencias de cada niño como toallas, toallitas, cepillos de dientes, cestas, cepillos y peines, y utiliza cubos plegables de malla para transportar fácilmente objetos desde el baño a la habitación del niño. Si el espacio lo permite, designa un área específica para el almacenaje de los objetos personales de cada niño.
• Instala ganchos a diferentes alturas en la pared para colgar toallas y batas de baño.
• Coloca un paso o banqueta para que los parvulitos puedan llegar a la altura del lavamanos.

La creación de un baño “divertido” para el disfrute de tus niños es más fácil de lo que crees. Con unos cuantos consejos rápidos de decoración, y la imaginación infantil, no hay límite de posibilidades. Haz que tus hijos tengan su propio baño, ¡para que puedas gozar del tuyo!

Proporcionado por Contexto Latino

SHARE

Más artículos de interes